→ Síndrome del Niño Dorado en hijos de padres narcisistas

Antes de entrar en detalles sobre el concepto del síndrome del niño dorado, tienes que saber que todos los padres sueñan con tener un niño dorado hasta que conocen realmente lo que esto significa.

Los padres quieren que sus hijos tengan acceso a los mejores recursos posibles y trabajan duro para brindarles la educación, el refugio, la comida y el consuelo necesarios.

Los padres siempre tienen presente los mejores intereses para sus hijos. Pero en una familia donde cualquiera de los padres muestra rasgos narcisistas o se les diagnostica clínicamente un trastorno narcisista de la personalidad, la dinámica varía y cambia muchísimo.

¿Qué es el síndrome del niño dorado?

qué es el sindrome del niño dorado

En una estructura familiar saludable, los padres están seguros de sí mismos y brindan a sus hijos un ambiente cálido y productivo para asegurar su desarrollo general. Estos padres saben cómo equilibrar la necesidad de ejercer control sobre sus hijos y les procuran autonomía.

Los padres sanos dependen de la transparencia, la empatía y la comprensión para desarrollar un vínculo seguro con sus hijos. No dependen de la crítica, la vergüenza corporal, la culpabilidad y otras técnicas oscuras de manipulación para crear niños quebrantados, inseguros, humildes y ansiosos.

Los padres narcisistas no se aman a sí mismos y viven toda su vida detrás de la fachada de un yo pretencioso. Este yo requiere alimentación constante para sostenerse.

Una familia en la que uno o ambos padres son narcisistas significa que el niño se convierte en una mera fuente de suministro narcisista para que el falso padre o madre sobreviva a sí mismo. Algo que se supone que debe nutrir y contener la estructura para construir un niño sano, se convierte en un drama en el que el niño desempeña el papel de salvador y sacrifica su amor propio para atender al falso yo de sus padres.

Los límites de los padres se difuminan con los de su hijo y el niño nunca adquiere un sentido de sí mismo completamente individualista y así es como se hace el niño dorado.

El niño dorado es una extensión del padre o madre narcisista.

padres narcisistas

Por lo tanto, él o ella es la encarnación de la perfección, el «niño bueno», el «niño especial» que es una proyección de todas las características impecables del padre y, por lo tanto, debe esforzarse regularmente por inculcar y facilitar esas cualidades que tiene una persona virtuosa. Eso que quieren retratar sus padres.

Todo lo que toca el niño se convierte en oro, de ahí el nombre.

Un niño de oro no puede deshacerse del sentimiento de que es especial, pero es incapaz de encontrar en sí mismo la base de por qué lo es. Hay un anhelo de ser aceptados como son, con sus imperfecciones y debilidades, en lugar de ser elogiados por la persona que no son.

Leer también:  10 cristales espirituales y sus significados

¿Qué es un niño chivo expiatorio?

Los padres narcisistas ven a sus hijos como una extensión de ellos mismos, para el niño chivo expiatorio, es todo lo que no les gusta. En una familia narcisista, un niño chivo expiatorio es el niño seleccionado en la familia que asume el equipaje de todo lo que a los padres narcisistas no les gusta de sí mismos.

Tener un hijo chivo expiatorio también es una forma de ejercer control y utilizar el chivo expiatorio como una herramienta que a menudo se presenta como una disciplina necesaria.

Por lo general, se puede observar mediante una función de comparación con el niño dorado de la familia: «Si fueras como tu hermano, no habrías hecho esto o lo hubieras hecho». Esto también refuerza al niño dorado a complacer más a sus padres.

Sin embargo, algunas personas dicen que es mejor haber sido el chivo expiatorio en comparación con el niño dorado porque te vas con un daño psicológico un poco menor, aunque todavía no es un picnic por el que pasar. El chivo expiatorio se va relativamente con su propia identidad y sentido de la realidad que pueden conectar con los demás, mientras que el niño dorado tiene dificultades para encontrar un sentido de sí mismo. Aunque el trauma es todo interno y afecta a las personas de manera diferente.

Ahora que sabes cómo surge un niño dorado en una familia narcisista, veamos algunos de los rasgos de un niño dorado.

Aquí hay 7 características del síndrome del niño dorado en una familia narcisista.

1. Son competitivos.

ser competitivo forma parte del sindrome del niño dorado

Como se mencionó anteriormente, un niño dorado es un reflejo de su padre narcisista. Este niño es muy competitivo por naturaleza, siempre se esfuerza por ganar.

En una familia narcisista, los niños se enfrentan entre sí para fomentar la competencia. Entonces, este niño dorado crece con una naturaleza muy competitiva.

A menudo, asumen riesgos personales para asegurarse de obtener el primer puesto en todos los aspectos de la vida. Su autoconfianza y sentido de la autoestima se basan en fuentes externas de refuerzo, como logros, elogios y títulos. Esto me lleva a la segunda característica que es …

2. Son estudiosos.

¿A qué niño le encanta estudiar? Nada menos que el niño dorado de una familia narcisista. A diferencia de otros niños, él o ella están muy emocionados de ir a la escuela y participar en eventos competitivos que les encantan.

La escuela es su mejor lugar para estar. De hecho, para ellos, ir a la escuela es la parte más divertida del día. Prosperan mejor en situaciones competitivas. Son audaces y vanguardistas en el manejo de la competencia.

Leer también:  6 lecciones de amistad y soledad de la película clásica 'Stand By Me' | Sandra E. Cohen, Doctora en Filosofía

Sin duda, son la célebre estrella de la clase. Nunca dejar de asegurar un lugar en los buenos libros del maestro porque brillan.

Literalmente, marcaron un hito para sus compañeros de estudios. Prefieren enseñar a sus amigos algunos temas intelectuales que necesitar ayuda en sus deberes.

3. Siguen las reglas de sus padres.

Uno puede encontrar que la mayoría de los niños se rebelan cuando se les dicta y se les controla. Pero para un niño de oro, las reglas establecidas por sus padres son el libro de reglas definitivo para ellos.

Nunca cuestionan las decisiones de sus padres. Incluso terminan sacrificando sus opciones para tomar las decisiones de sus padres.

4. Tienen pasatiempos productivos.

niño con sindroma del niño dorado

Los videojuegos y los programas de televisión no son la taza de té del niño dorado. Prefieren dedicarse a pasatiempos realmente inspiradores y fructíferos, lo que les brinda la oportunidad de superarse.

Encuentran una mejor inversión de tiempo en leer libros, practicar deportes, tocar un instrumento, pintar o realizar actividades creativas.

5. Son sociables.

Este niño es el que habla, el que llama la atención de todos. Son el centro de atención en una fiesta en casa. Todos los demás niños de su círculo de amigos lo admiran.

A menudo están armados con buenas habilidades de comunicación y capacidades convincentes, mientras que ellos mismos no son crédulos. También tienen una habilidad natural para los deportes y los juegos al aire libre.

6. Son sensibles a las críticas.

Este niño sabe que es exclusivo. Saben que no son como el resto de los niños. A menudo, se mantienen en un pedestal más alto del que podrían acreditar.

El artículo continúa a continuación

Al ser hipersensibles a las críticas, no les gusta que los critiquen por lo que digan o hagan.

7. Buscan la perfección.

Desde muy pequeño, este niño tiende a obsesionarse con la perfección. Quieren que su vestido esté todo limpio y ordenado, la comida tal como la quieren, sus habitaciones organizadas y en orden, y sus deberes deben estar libres de errores.

Se frustran a sí mismos cuando no cumplen con sus propias expectativas poco realistas.

El síndrome del niño dorado tiene efectos duraderos hasta la edad adulta.

¡Oh chico! La descripción parece limpia. ¿Quién no quiere ser un niño de oro? Y si eres una madre embarazada, sí, así es como quieres que sea tu hijo: lleno de virtudes.

Pero muchos no ven la frágil personalidad que se está gestando, detrás de la máscara del aura y el glamour. Todo lo que tocan es oro (de ahí el nombre) hasta que crecen y su mundo se derrumba en una ruina de desorientación.

Leer también:  Ya no puedo pensar en mis estrías: por qué estoy cambiando de la positividad corporal a la neutralidad corporal

Un niño dorado rara vez se desarrollará psicológica y emocionalmente para individualizarse. Esto significa que estos niños al crecer luchan por encontrar una identidad para sí mismos.

Al crecer, este niño casi quedará incapacitado para cuidarse y tomar sus propias decisiones.

Un niño dorado que ha pasado por una crianza narcisista puede tener los siguientes problemas psicoemocionales cuando crezca:

1. Suelen ser hipervigilantes y tener rasgos obsesivos.

2. Son hipersensibles a las críticas.

3. Suelen ser paranoicos.

4. No comprenden ni respetan completamente los límites en las relaciones.

5. Son personas que complacen a la gente.

6. Tienen poca capacidad para tomar decisiones.

7. Presentan mal juicio.

8. Anhelan una atención constante.

9. Tienen dificultad para lidiar con obstáculos y molestias diarias.

10. Carecen de sensibilidad emocional y tienden a desapegarse. No logran hacer conexiones significativas.

11. A menudo manipulan a las personas o las relaciones para su propio beneficio.

12. Se sienten incómodos con la incertidumbre.

13. A menudo, ellos mismos crecen para tener rasgos narcisistas.

¿Puede el niño dorado convertirse en narcisista?

este es un ejemplo de niño narcisista debido al sindrome del niño dorado

Depende de cuán fuerte sea el niño, pero a veces, sí pueden. El niño dorado está siendo moldeado para convertirse en un mini-yo de sus padres. Se les da y se les presenta a la cosmovisión de los padres dañados y, mientras se les presta toda o la mayor parte de la atención, absorben el daño emocional junto con ella.

Las verdades antes mencionadas retratan el costoso efecto secundario del favoritismo. Casi todas las familias tienen un hijo de oro y no solo afecta al niño, sino también a cualquier persona que esté estrechamente relacionada con él, especialmente a sus hermanos.

Como padre, lo mínimo que puede hacer es nunca olvidar permitir que su hijo ejerza la autonomía que se merece. Las siguientes palabras de Erik Erikson son para que las lea y las asimile como padre:

«Los padres no solo deben tener ciertas formas de guiar mediante la prohibición y el permiso, sino que también deben ser capaces de representar al niño una convicción profunda, casi somática, de que hay un significado en lo que hacen». – Erik Erikson

Shreyasi Debnath es una escritora que se enfoca en la crianza de los hijos, la familia y las relaciones. Para obtener más información sobre su contenido para padres, visite su perfil de autor en The Mind’s Journal.

Este artículo se publicó originalmente en The Mind’s Journal. Reproducido con permiso del autor.

.

Deja un comentario