Si pudieras retroceder en el tiempo, ¿qué consejo te darías?

No puedes cambiar ni borrar nada de lo que te ha pasado, pero a veces te gustaría advertir a ese yo más joven e inexperto de ciertas cosas. ¿Qué dirías? ¿Le advertirías de alguna realidad para que evitara cometer ciertos errores?

Última actualización: 23 de febrero de 2023

Quien mira por el retrovisor de su existencia siempre encuentra una mota, un defecto, una grieta que le gustaría corregir. Es cierto que hemos aprendido infinitas cosas, que hay experiencias que no cambiaríamos por todo el oro del mundo. A pesar de ello, el pinchazo de ciertos remordimientos despierta en nosotros un sutil deseo…

A la mayoría de nosotros nos gustaría retroceder en el tiempo y advertirnos sobre ciertas realidades, darnos algún consejo y susurrarnos cierta información al oído. Algo así nunca sucederá; al fin y al cabo, todavía no tenemos un DeLorean con condensador de flujo o la elegante máquina del tiempo descrita por HG Wells, pero eso no quita que este pensamiento sea una constante en el ser humano.

Tanto es así que la ciencia ha prestado atención a esta clásica pregunta. También ha sido instado por factores de salud mental. Hay muchas personas que viven más en su pasado que en su presente. Lejos de estar en sintonía con ese “aquí y ahora” donde se ubican las mejores oportunidades, viven ancladas en el ayer. En ese fragmento de tiempo en el que habitan la nostalgia y el dolor emocional.

«Pasamos toda nuestra vida soñando con deseos incumplidos, recordando cicatrices, construyendo artificial y mentirosamente lo que pudimos haber sido».

-Mario Benedetti, Gracias por el fuego-

A menudo nos sorprendemos pensando en cómo sería nuestra vida si hubiéramos sabido en el pasado lo que sabemos ahora.

Leer también:  Vivir cerca de espacios verdes nos ayuda a pensar mejor

Lo que dirían muchos si pudieran volver al pasado

Oscar Wilde dijo que «el único encanto del pasado es que es pasado». Es cierto, sin embargo, que el cerebro humano parece tener una obsesión con ese tipo de encantos, pues casi siempre nos encontramos en dicho plano.

Nos pasamos el día recordando cosas: dónde pusimos las llaves, cómo conocemos a cierta persona, recordando ese momento feliz de ayer o arrepintiéndonos de no haber hecho esa otra cosa.

La vida son recuerdos, pero a veces los recuerdos duelen y nos dan ganas de retroceder en el tiempo para aconsejar a ese yo más joven. El Dr. Robin Kowalski, profesor de la Universidad de Clemson, quería investigar esta misma propuesta..

Como este deseo es casi un manantial persistente en nuestro universo mental, decidió realizar una investigación que fue publicada en el Journal of Social Psychology. Estos son los datos que pudo obtener.

todos nos arrepentimos de algo

El deseo de volver al pasado está motivado por el peso de los arrepentimientos. Una variable que es bastante común entre nosotros. La investigación se basó en una encuesta aplicada a una muestra de 400 personas mayores de 30 años que coincidieron en muchos aspectos:

  • A la mayoría le gustaría recibir consejos sobre oportunidades educativas perdidas, malas decisiones tomadas, dinero desperdiciado y riesgos no asumidos.
  • Asimismo, no faltaron los clásicos comentarios sobre aquellas relaciones afectivas que preferían no haber iniciado. Prevenirse de enamorarse o casarse con determinadas personas es un factor muy extendido en este sentido.

Piénsalo: has salido de muchas encrucijadas y, aunque te has equivocado en más de un error, has obtenido una serie de lecciones que definen a la persona que eres ahora. ¿Por qué lamentar lo que ya no tiene sentido ni utilidad?

Leer también:  Mitos sobre el consumo de alcohol y cannabis

Si miras el pasado con ojo crítico, es porque has obtenido un aprendizaje valioso que te ha convertido en quien eres ahora.

Si eres de los que le gustaría volver al ayer, recuerda esto…

¿Cómo negarlo? Hay infinidad de experiencias que nos hubiera gustado que fueran de otra manera. Todos albergamos el lastre de más de un pesar, de un acontecimiento que, a nuestro juicio, truncó parte de nuestros sueños y nos condujo a otro destino menos luminoso. Los errores cometidos y los riesgos no asumidos nos perjudican.

No podemos volver al pasado, pero queremos que enmiende todos esos hilos sueltos de ayer que, quizás, dibujen un mejor presente. Sin embargo, ¿es esta premisa realmente cierta? Una investigación de la Universidad de Cornell, en Estados Unidos, destaca algo al respecto.

Lamentamos más las oportunidades que perdimos que los errores que cometimos.. Este sentimiento distorsiona levemente nuestro “yo ideal”, haciéndonos creer que el presente no es más que el resultado de muchas de esas puertas que no nos atrevimos a cruzar. Ahora bien, si esta es tu percepción, si le das verdad a esta idea, es interesante que reflexiones sobre una serie de ideas.

En el pasado no tenías la experiencia que tienes ahora

La mayoría de nosotros somos muy críticos con nuestro pasado. Rechazamos a ese adolescente, ese joven adulto un tanto impulsivo que no supo tomar las mejores decisiones en más de un ámbito de la vida.

Sin embargo, debes comprender que tu yo pasado no tiene la sabiduría y la experiencia que tienes en el presente. Es más, todos esos traspiés de ayer te han permitido obtener el conocimiento que tienes ahora.

Leer también:  10 sueños recurrentes en personas que sufren ansiedad, según la ciencia

se mas amable contigo mismo

¿Por qué volver al pasado si las mejores oportunidades ocurren aquí y ahora? ¿Por qué castigarte por cada error y criticarte por cada oportunidad perdida? La persona que vive arrepintiéndose de cada mala decisión, lo único que hace es invalidarse, alimentar la autocrítica y el autodesprecio.

evitarlo, mira a tu yo más joven con compasión para comprender que nadie es infalible. Trátate con mayor amabilidad y deja de mirar un lugar que ya no tiene sentido ni trascendencia. Importa tu yo actual en este momento presente, aprovecha tu experiencia y ve por lo que quieres.

Debemos desarrollar un acercamiento más tranquilo y amable hacia nosotros mismos, evitando desgastar e invalidar la autocrítica.

¿Qué le dirías a tu mejor amigo si siempre se arrepintiera de los errores de ayer?

No vale la pena volver al pasado, allí no crece nada nuevo, es como papel quemado que se lleva el viento. Pero que, a veces, nos obsesionamos con tener entre las manos. Las personas con depresión suelen centrar la mirada en este plano, alimentando la tristeza, los rencores y los arrepentimientos.

Si te sientes identificado, haz lo siguiente. ¿Qué le dirías a tu mejor amigo si siempre estuviera lamentando el pasado? ¿Qué consejo le darías? ¿Qué palabras dirías? ¿Cómo la apoyarías? Piénsalo, porque nada es tan necesario como tratarnos a nosotros mismos de la misma manera que tratamos a los que más amamos.

Como dice un proverbio árabe, “el pasado ya ha huido, lo que esperas está ausente, pero el presente es tuyo…”.

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario