Si no es el precio, ¿por qué compramos más en oferta?

Verificación de hechos Se ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación acreditados, instituciones de investigación académica y, en ocasiones, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 6 minutos

Vienen las rebajas. Es el momento de aprovechar la rebaja de precio y comprar un buen fondo de armario para la próxima temporada. Es todo un acontecimiento y hace que mucha gente compre compulsivamente. Pero, ¿todo se trata de dinero?

Última actualización: 21 agosto, 2022

Nos gusta pagar menos, sintiendo placer cuando llegamos a acuerdos económicos que creemos que nos benefician. Sobre todo si queremos añadir una marca de moda a nuestro armario.

Sin embargo, las rebajas juegan con otros elementos, que no están directamente relacionados con el precio, para animarnos a comprar más. Y la psicología puede explicar la mayoría de ellos.

¿Qué son los descuentos y cuál es su finalidad?

Todos sabemos que las rebajas son periodos en los que los establecimientos aplican un descuento sobre el precio habitual del producto. Sin embargo, esto no se hace para ayudar a la economía de las personas: no es una política de caridad. el principal El propósito de las ventas es fomentar las ventas.lo cual puede ser motivado por tres razones:

  • liquidar acciones. La empresa necesita deshacerse de todo el inventario; a menudo necesita espacio para ropa de nueva temporada; También puede querer ganar cuota de mercado y priorizar este objetivo sobre los beneficios inmediatos.
  • venta cruzada o venta cruzada. La demanda de descuentos se utiliza para favorecer la compra de productos más caros. La idea es que el cliente se lleve, con una prenda tan rebajada, también algo de la nueva temporada, ya sea ahora o en un futuro próximo.
  • Venta ascendente. Similar a la venta cruzada. El descuento hace que los clientes vengan, pero la idea es que acaben llevándose el producto para el que tienen el margen de beneficio más amplio y no el más estrecho. Por ejemplo, en vez de comprar zapatos rebajados, animate a la compra de otro modelo que por 10 euros más parece de mejor calidad y más cómodo.
Leer también:  Colapso mental: un nuevo término para cuando llegamos al límite

Así, hay dos épocas del año que marcan las grandes rebajas: enero y verano. Las primeras se realizan para deshacerse de la ropa de invierno (abrigos, botas, complementos…). La segunda, para lanzar productos de verano (sandalias, bañadores, bronceadores, etc.) y mostrar las propuestas de la próxima temporada.

Sin embargo, cada vez más tiendas se animan a ofrecer descuentos en otros momentos del año, con el fin de captar clientes y dinamizar sus campañas.

¿Cómo consiguen que compremos más?

Es probable que te suene que al final, en ventas, terminamos gastando más que en cualquier otra época del año. Esto sucede porque, salvo que seas un comprador calculador y responsable, todo está diseñado para llegar a lo más profundo de nuestro cerebro y de nuestra tarjeta de crédito.

Hay elementos, más allá del precio, que están relacionados con nuestras emociones, nuestra cognición e incluso la percepción.

El neuromarketing, el área de la psicología que investiga el comportamiento de compra de los clientes, tiene mucho que contarnos al respecto. Gracias a ella, las empresas pueden aplicar estrategias específicas para que las compras se realicen de forma más rápida, inconsciente y proporcionen mayores beneficios.

Estrategias que promueven las ventas.

Básicamente, las estrategias que se utilizan para que compremos más en rebajas consisten en intervenir en el entorno de compra. Es decir, incluir o modificar estímulos externos que capten nuestra atención y generen necesidades o sentimientos que nos faciliten la adquisición de determinados productos.

1. Precios impares

Esta estrategia es un clásico infalible de las rebajas y descuentos en general. A pesar de ser bastante conocido entre los consumidores, no podemos evitar caer en la trampa. Porque no nos da lo mismo pagar 5 euros que 4,99 euros.

Leer también:  Blues de cumpleaños: ¿Por qué mi cumpleaños me pone triste?

Al parecer, aunque somos conscientes de que la cantidad es casi la misma, nuestra mente se queda con la primera cifra, dándonos la sensación de pagar menos. También, si la cifra es impar, se percibe como significativamente menor.

2. La urgencia

“¡Últimas unidades! ¡Tiro final!». Estas frases que sueles encontrar junto a las gradas lo que consiguen es despierta tu sentido de urgencia. Hacerte creer que será por tiempo limitado y que si no aprovechas la oportunidad ahora mismo, la perderás.

De hecho, caemos en la trampa, incluso cuando es algo que realmente no necesitamos. Esto sucede porque nuestro cerebro trata de reducir esa disonancia cognitiva entre: No lo necesito, no puedo dejarlo ir. Debido a esta presión social, acabamos comprando rápido y sin pensar. Simplemente dejándonos llevar por una emoción.

3. Gangas y anticipación

El cerebro ama las sorpresas, la estimulación y las oportunidades. Es decir, la receta de las ventas. Carteles coloridos y llamativos, ofertas 2×1 y la posibilidad de sorprenderte encontrando una camiseta preciosa ¡por solo 15 euros! Se podría decir que las rebajas son como una feria para nuestro cerebro, que lo estimula en cada tienda y que, por tanto, nos mantiene en un estado medio turbio en el que solo pensamos en hacer la mejor compra.

Además, si algo está claro es que en enero y agosto habrá precios reducidos. Asi que, te adelantamos que encontraremos auténticas gangaslo que hace que una oferta que podría parecer modesta en otro momento parezca la mejor en este momento.

4. La música

¿Alguna vez has notado que durante las ventas la música de las tiendas es más enérgica y tiene el volumen más alto? Aunque sería divertido, no sucede porque los gerentes de las tiendas están felices de tener más personas en sus tiendas. La verdadera razón es animarnos a comprar más y más rápido.

Sabemos que la música nos afecta de muchas maneras y esta es una de ellas. En otras ocasiones, la música es más relajada y de menor volumen para invitarnos a tomarnos nuestro tiempo en ver todos los productos. Pero a la venta, ¿qué? les interesa es que no pensemos tantoque estamos un poco alterados, compramos más impulsivamente ya medida que compramos salimos del local.

Leer también:  El impacto psicológico del acné en la adolescencia

Consejos para comprar racionalmente en las rebajas

Estas han sido solo algunas de las estrategias más habituales, pero la realidad es que, en ventas, y en concreto en ventas, todo está programado. Desde el anuncio que ves en la calle, hasta que llegas a casa con las bolsas. Si esta idea no te convence demasiado y quieres comprar de forma racional y responsable, sigue los siguientes consejos.

  • Antes de comprar, piensa en cómo funciona el mercado, selecciona lo que necesitas y piensa cual es tu objetivo.
  • trata de ser práctico. Compra ropa que puedas combinar con otras y así puedas darle más uso. Intenta donar una prenda por cada otra que compres. Y, por supuesto, concéntrate en si es realmente un antojo o algo que realmente deseas.
  • Según los productos, puede ser útil llevar el móvil a mano. Por lo que puede busca y compara precios en otras tiendas y ver si el descuento es real y significativo. Quizás, si descubres que no hay tanta diferencia, debas realizar la compra en otro momento.
  • Considere la moda sostenible. De esta manera, el planeta también se verá beneficiado y quizás te haga sentir aún mejor. Acude a tiendas de segunda mano, donde podrás encontrar chollos originales y bonitos. O echa un vistazo a la sección sostenible de tu tienda favorita, donde utilizan textiles reciclados y ecológicos.
  • Para evitar gastar más de lo planeado, llevar el efectivo y deja la tarjeta en casa. Esto te obligará a tener un presupuesto máximo y quizás te lleve más tiempo decidir si realmente llevar una prenda o no.

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario