Según un estudio, el movimiento de tus ojos revela cómo decides

Tus ojos son el reflejo de tus emociones y también la forma en que tomas decisiones. Los llamados “movimientos sacádicos” revelan cómo optas por unas elecciones y no por otras. Un dato interesante que te gustará descubrir.

Última actualización: 05 enero, 2023

¿Eres de los que toman decisiones impulsivamente? ¿O perteneces a ese sector de los que necesitan más tiempo, calma y espacio de reflexión para decidir cualquier cosa? Sea cual sea tu estilo, hay un aspecto común: tus ojos revelarán cómo piensas. Si hasta no hace mucho decíamos que los ojos son el reflejo del alma, es hora de descubrir datos más objetivos e incluso sorprendentes.

La Universidad de Colorado Boulder, en Estados Unidos, publicó recientemente un estudio en la revista Current Biology que ha dado la vuelta al mundo. Cuando las personas nos enfrentamos a una decisión, nuestra mirada puede dar una pista objetiva sobre cómo la llevamos a cabo. Tanto es así que los científicos pueden detectar y elegir quién elige una opción de manera más racional o emocional.

Asimismo, y por si este dato no fuera ya muy interesante, se ha abierto otra área de investigación. Los movimientos oculares podrían dar pistas sobre quién sufre depresión o evidencia de Parkinson. La ciencia avanza y cada vez comprendemos mucho mejor los siempre intrincados misterios del cerebro humano… Y de nuestra mirada.

«Los movimientos oculares más lentos pueden ser, según los expertos, síntomas de Parkinson, depresión o esquizofrenia».

Los ojos y el cerebro tienen una conexión directa capaz de reflejar desde nuestras emociones hasta problemas de salud mental.

Los misterios de nuestra mirada

Si hay un elemento de nuestro cuerpo que siempre ha llamado la atención de la ciencia, la paraciencia y la superstición, son sin duda los ojos.. En el siglo XIX, surgió una tendencia conocida como optografía. Era una teoría que tuvo su inicio hace trescientos años, justo cuando el fraile del siglo Christopher Scheiner proponía algo un tanto inquietante.

Leer también:  ¿Cómo percibimos el tiempo en función de nuestras emociones?

Según él, la imagen impresa de lo que vieron antes de morir podría quedar en la retina de los animales. Con el advenimiento de la fotografía en 1840, esta idea fue retomada y trasladada al campo de la criminología. Lamentablemente, los policías que investigaron los crímenes de Jack el Destripador en 1888, nunca encontraron pistas al analizar los ojos de las víctimas.

Entrados los siglos XX y XXI, el interés por nuestra mirada y sus misterios continuó, pero esta vez se centró principalmente en las pupilas. En 2014, por ejemplo, el Leiden Institute for Brain and Cognition nos explicaba precisamente en un estudio que Nuestras pupilas pueden dilatarse cuando asimilamos emociones, especialmente cuando se mezcla un componente emocional…

Cabe señalar que a lo largo de este tiempo también han surgido teorías algo menos válidas y poco fiables, como que el color de nuestros ojos está ligado a nuestra personalidad. Sea como fuere, hoy hay un aspecto claro. Nuestros ojos reflejan muchos de los procesos que tienen lugar en el cerebro y, en especial, los que tienen que ver con los pensamientos y las emociones.

Del marketing se sabe que para saber si un producto le interesa o no a una persona es importante prestar atención al movimiento de sus ojos.

La forma en que decides y el movimiento de tus ojos.

Imagina que te invitan a un restaurante oriental y que te ofrecen un menú de lo más variado y delicioso con infinitos tipos de sushi. No te darías cuenta, pero tus preferencias ante todas esas opciones apetecibles se verían reflejadas en tus ojos. Un movimiento ocular más intenso en las personas refleja aquellas elecciones que les interesan.

Leer también:  Tus creencias pueden engañar a tu estómago: este experimento lo demuestra

Esto es lo que nos explica un trabajo de la Universidad de Colorado Boulder. Se denomina vigor sacádico a la oscilación que realizan nuestros ojos cuando deliberamos y nos inclinamos por una opción y no por otra. Los datos no pueden ser más interesantes. Los diferentes experimentos llevados a cabo con diferentes grupos de personas proponiendo diferentes ejercicios de elección revelaron este hecho.

Vamos a desglosarlo un poco más.

movimientos oculares involuntarios

Las personas aportamos mucha más información de la que pensamos con nuestros cuerpos. La comunicación no verbal se expresa con movimientos, gestos, posturas y también con el movimiento de los ojos. Sin embargo, no somos conscientes de ello. Los movimientos sacádicos de los ojos son una pista directa de lo que está pasando en el cerebro.

Demos un ejemplo. Si estamos haciendo una compra online y nos ofrecen dos auriculares al mismo precio y uno de ellos nos ofrece envío gratis, se apreciará en nuestra mirada un vigor sacádico más intenso. Pero tengamos en cuenta Son movimientos muy rápidos y duran mucho menos que un milisegundo y un parpadeo.

Depresión y enfermedad de Parkinson

Colin Korbisch, autor de este estudio, aporta otro dato no menos relevante. Las personas que presentan una fuerza sacádica ocular más lenta se correlacionan con pacientes que sufren depresión y también Parkinson. Además, esta particularidad es propia de diferentes trastornos psicológicos como la esquizofrenia.

Esta información abre un nuevo campo de investigación. Por ejemplo, tendríamos otra variable para hacer diagnósticos más precisos.

Nuestros ojos muestran una mayor fuerza sacádica capaz de definir el grado de nuestras preferencias subjetivas.

Leer también:  ¿Por qué nos gustan los alimentos crujientes? la respuesta es fascinante

Un campo por descubrir

Nuestros ojos son algo más que la ventana del alma, son el reflejo de nuestras emociones, de nuestras elecciones e incluso de nuestras enfermedades. Son ese canal que tiene una conexión directa con el cerebro y que no solo nos permite ver y disfrutar de todo lo que nos rodea. Reflejan nuestras preferencias e incluso nuestra velocidad de procesamiento.

Cuando nos enfrentamos a un trastorno depresivo o una enfermedad neurológica, sus movimientos se ralentizan y esto abre nuevas áreas de investigación para la ciencia. Estamos seguros de que, en los próximos años, tendremos nuevas aportaciones que nos permitirán comprender mejor el poder de nuestra mirada.

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario