→ 3 enseñanzas chinas antiguas que te ayudan a cambiar tu vida

Las enseñanzas chinas antiguas

La nuestra es una época iluminada; la sociedad moderna es rica en diferentes filosofías, todavía estudiadas y enseñadas por algunas de las mentes más brillantes que la historia ha visto.

Sin embargo, si alguna vez ha estado interesado o estudiado filosofía, ya sabrá que la mayoría de las enseñanzas actuales sobre filosofía provienen de algunas de las civilizaciones más antiguas del mundo. La antigua China, en particular, es responsable de la mayoría de las filosofías que todavía se enseñan y celebran en la actualidad. Voy a compartir contigo algunas enseñanzas del chino antiguo.

3 enseñanzas chinas antiguas

¿Por qué China? Bueno, si la filosofía es algo que te interesa, también sabrás que 3 de los pilares filosóficos más importantes de la historia se originaron en China: Confucio, el taoísmo y el budismo.

Si bien filosofar no es exactamente un pasatiempo popular en la actualidad, su importancia dentro de la sociedad es incuestionable. Por ejemplo, en estas filosofías ancestrales, encontrará soluciones a innumerables problemas que todavía se encuentran en el corazón de la sociedad actual.

Si se aplican correctamente, estas soluciones pueden ayudar a mejorar la forma en que vivimos nuestras vidas. ¿Te apetece ponerte un poco filosófico? Aquí hay tres importantes enseñanzas chinas antiguas, ¡expresadas en términos sencillos!…

¿Pueden-estas-3-enseñanzas-chinas-antiguas-cambiar-tu-vida

1. Siga sus pies …

Es de conocimiento común que nuestras mentes son en gran parte responsables de controlar nuestros cuerpos. Sin embargo, ¿con qué frecuencia alguno de nosotros considera lo que nuestro cuerpo puede hacer por nuestra mente? El orden típico de las cosas es tomar una decisión sobre algo primero y luego actuar en segundo lugar.

Por ejemplo, decides ir al gimnasio y luego usas tus piernas para llevarte allí. Esto funciona bastante bien la mayoría de las veces. De vez en cuando, sin embargo, no es así, y puede parecer que nuestra propia mente está trabajando en nuestra contra.

Esto suele ser claro cuando sabemos que tenemos que hacer algo, pero en cambio, nuestra mente presenta un sinfín de excusas, miedos y razones racionalizadas de por qué no deberíamos hacerlo. Cuando la mente es perezosa, también lo es el cuerpo.

Es por eso que la filosofía china enseña que, a veces, debemos dejar que nuestro cuerpo tome la iniciativa cuando se trata de actuar. La mejor manera de hacer esto sería levantarse y actuar antes de que su mente tenga la oportunidad de pensar demasiado en las cosas.

Es un pensamiento positivo al revés; tomar una acción física positiva para lograr una perspectiva mental más positiva. ¡Así que no pienses, actúa! Ponte tus zapatos para correr y ve al gimnasio; empieza a escribir esa novela; salta de la cama… sigue tus pies y tu mente pronto te seguirá.

¿Pueden-estas-3-enseñanzas-chinas-antiguas-cambiar-tu-vida

A muchos de nosotros se nos habrá enseñado al crecer, a pensar con la cabeza.

Sin embargo, aunque esto pueda parecer lo más lógico, la verdad es que todos somos criaturas emocionales.

Nos impulsa lo que sentimos; cada momento de cada día todos perseguimos un sentimiento.

Podemos pensar que lo que queremos es un coche, una casa, un cambio de carrera o lo que sea… pero no son estas cosas las que perseguimos. Es la sensación que nos evocará tener estas cosas.

Ya sea aprobación, abundancia, amor, sensualidad, entusiasmo … nuestras acciones y elecciones son impulsadas por la emoción que más queremos capturar.

Leer también:  ¡Manifestar Dinero hoy! Cómo ahorrar 1.000€ en el desafío de 14 días

Los filósofos chinos entendieron esto demasiado bien; por eso creían que cuando se trata de tomar decisiones, el corazón siempre sabe lo que es mejor.

Nuestras emociones deben usarse como un indicador interno al decidir nuestro próximo mejor curso de acción.

Entonces, ¿tienes que tomar una decisión difícil? Luego, mira las opciones que tienes ante sí y pregúntate: ¿cómo es que lo mejor que quiero sentirme? Y en ese caso, ¿qué curso de acción me ayudaría a lograrlo?

A veces, la vida puede dejarnos en la oscuridad, y es durante estos momentos más difíciles cuando tienes que sentir la salida.

3. Empiece con algo pequeño …

Mire cualquier libro de autoayuda o programa de desarrollo personal y encontrará una sección sobre el establecimiento de metas. Si bien establecer metas puede ser de vital importancia para crear una vida que amas, enfocarte solo en estas puede ser abrumador. Hoy, los objetivos y ambiciones de las personas son más grandes que nunca.

¿Pueden-estas-3-enseñanzas-chinas-antiguas-cambiar-tu-vidaDespués de todo, el pensamiento detrás de esto es que si sueñas en grande, ¡te sucederán grandes cosas! Esto puede ser cierto, pero cuando observa las antiguas enseñanzas chinas, se sugiere que a veces, lo más pequeño puede ser mejor cuando busca crear un cambio en su vida …

Estos filósofos creían que en realidad son los detalles más pequeños los que llegan a tener el mayor impacto en nuestras vidas. Por ejemplo, piense en cuándo está conduciendo; dejas que otro coche se vaya y el conductor responde con una sonrisa radiante y un gesto de agradecimiento.

¿Cómo te hace sentir esto? Alternativamente, mientras está en su automóvil, otro conductor lo interrumpe y le grita abuso por la ventana. Estas son cosas aparentemente pequeñas, pero el efecto que pueden tener en nuestro estado de ánimo es innegable.

Esto es lo que los filósofos chinos estaban tratando de enfatizar cuando hablaron de que las acciones más pequeñas tienen las mayores consecuencias. Si bien es bueno tener en mente un gran destino de vida, es importante que no pase por alto los pequeños pasos diarios que lo ayudarán a llegar allí.

Así que asegúrese de recordar las pequeñas cosas; Rodéate de personas que te animen, sonrían, hagan un balance regular de las cosas por las que estás agradecido y tomen tiempo para esos estímulos cotidianos que contribuirán a tu felicidad general.

Por ultimo te dejamos unas cuantas fabulas chinas antiguas que estamos seguros que te encantarán y enseñarán alguna lección.

Casi todas las fábulas chinas, especialmente las más antiguas, son pequeñas historias que encierran grandes enseñanzas. Se han ido transmitiendo de generación en generación y muchas de ellas sobreviven hoy en día, corriendo de boca en boca o, como en este caso, de artículo en artículo.

Fábulas Chinas antiguas

Las fábulas chinas en realidad son cuentos chinos cortos con moraleja, cuentos de la cultura china propios de la filosofia china. Por eso antes de terminar este articulo sobre las 3 enseñazas chinas antiguas que nos ayudan a mejorar nuestra vida, no queriamos irnos sin dejarte estos maravillosos cuentos con moraleja.

Cuento oriental: DE CÓMO EL VIEJO TONTO REMOVIÓ LAS MONTAÑAS

Las montañas Taihang y Wangwu tienen unos setecientos li* de contorno y diez mil ren* de altura.

Leer también:  Significado, simbolismo, mitología y folclore de la flor de lavanda

         Al norte de estos montes vivía un anciano de unos noventa años al que llamaban El Viejo Tonto. Su casa miraba hacia estas montañas y él encontraba bastante incómodo tener que dar un rodeo cada vez que salía o regresaba; así, un día reunió a su familia para discutir el asunto.

         – ¿Y si todos juntos desmontásemos las montañas? – sugirió –. Entonces podríamos abrir un camino hacia el Sur, hasta la orilla del río Hanshui.

         Todos estuvieron de acuerdo. Sólo su mujer dudaba.

         – No tienen la fuerza necesaria, ni siquiera para desmontar un cerrejón – objetó –. ¿Cómo podrán remover esas dos montañas? Además, ¿dónde van a vaciar toda la tierra y los peñascos?

         – Los vaciaremos en el mar – fue la respuesta.

         Entonces el Viejo Tonto partió con sus hijos y nietos. Tres de ellos llevaron balancines. Removieron piedras y tierra y, en canastos los acarrearon al mar. Una vecina, llamada Jing, era viuda y tenía un hijito de siete u ocho años; este niño fue con ellos para ayudarles. En cada viaje tardaban varios meses.

         Un hombre que vivía en la vuelta del río, a quien llamaban El Sabio, se reía de sus esfuerzos y trató de disuadirlos.

         – ¡Basta de esta tontería! – exclamaba –. ¡Qué estúpido es todo esto! Tan viejo y débil como es Ud. no será capaz de arrancar ni un puñado de hierbas en esas montañas. ¿Cómo va a remover tierras y piedras en tal cantidad?

         El Viejo Tonto exhaló un largo suspiro.

         – ¡Qué torpe es Ud.! – le dijo –. No tiene Ud. ni siquiera la intuición del hijito de la viuda. Aunque yo muera, quedarán mis hijos y los hijos de mis hijos; y así sucesivamente, de generación en generación. Y como estas montañas no crecen, ¿por qué no vamos a ser capaces de terminar por removerlas?

         Entonces El Sabio no tuvo nada que responder.

Lie Zi

Fabula china antigua LA SOSPECHA

Un hombre perdió su hacha; y sospechó del hijo de su vecino. Observó la manera de caminar del muchacho –exactamente como un ladrón. Observó la expresión del joven –idéntica a la de un ladrón. Observó su forma de hablar –igual a la de un ladrón. En fin, todos sus gestos y acciones lo denunciaban culpable de hurto.

         Pero más tarde, encontró su hacha en un valle. Y después, cuando volvió a ver al hijo de su vecino, todos los gestos y acciones del muchacho le parecían muy diferentes de los de un ladrón.

Lie Zi

Fabula chinas antiguas DEMASIADOS SENDEROS

Un vecino de Yang Zi, que había perdido una oveja, mandó a todos sus hombres a buscarla y le pidió al sirviente de Yang Zi que se uniera a ellos.

         – ¡Qué! – exclamó Yang Zi –. ¿Necesita Ud. a todos estos hombres para encontrar una oveja?

         – Son muchos los senderos que puede haber seguido – explicó el vecino. Cuando regresaron, Yang Zi preguntó al vecino:

         – Bueno, ¿encontraron la oveja?

         Este contestó que no. Entonces Yang Zi preguntó por qué habían fracasado.

         – Hay demasiados senderos – respondió el vecino –. Un sendero conduce a otro, y no supimos cuál tomar; así es que regresamos.

         Yang Zi se quedó hondamente pensativo. Permaneció silencioso largo tiempo y no sonrió en todo el día.

         Sus discípulos estaban sorprendidos.

         – Una oveja es una nadería – dijeron –, y ésta no era ni siquiera suya. ¿Por qué tiene Ud. que dejar de hablar y sonreír?

Leer también:  Banshees de Inisherin y la amistad masculina

         Yang Zi no respondió, y sus discípulos se llenaron de perplejidad. Uno de ellos, Mengsun Yang, fue a contarle a Xindu Zi lo que ocurría.

         – Cuando hay demasiados senderos – dijo Xindu Zi –, un hombre no puede encontrar su oveja. Cuando un estudiante se dedica a demasiadas cosas, malgasta su tiempo y pierde su ruta. Usted es discípulo de Yang Zi y aprende de él; sin embargo, parece que no ha llegado a comprenderle nada. ¡Qué lástima!

Lie Zi

Fabula chinas antiguas EL PLÁTANO TALADO

Un hombre tenía un plátano seco.

         – El conservar un plátano seco trae mala suerte – dijo su vecino.

         Pero cuando el dueño del árbol lo hubo talado, el vecino le pidió un poco de leña para el fuego.

         – El viejo sólo quería leña – pensó el hombre enfadado –. Por eso me dijo que derribara mi árbol. Somos vecinos, e incluso así me engaña de esta manera. ¡Esto ya es demasiado!

Lie Zi

Fabula chinas antiguas EL TÍTULO DE PROPIEDAD PERDIDO EN EL CAMINO

Un hombre del Reino de Song paseaba por un camino cuando encontró un título de propiedad, abandonado. Se lo llevó a su casa y lo escondió; y secretamente calculaba con frecuencia las partidas.

         – Voy a ser rico – le dijo a un vecino.

Lie Zi

Fábula china antigua EL HOMBRE QUE NO VIO A NADIE

Había una vez un hombre en el Reino de Qi que tenía sed de oro. Una mañana se vistió con elegancia y se fue a la plaza. Apenas llegó al puesto del comerciante en oro, se apoderó de una pieza y se escabulló.

         El oficial que lo aprehendió le preguntó:

         – ¿Por qué robo el oro en presencia de tanta gente?

         – Cuando tomé el oro – contestó –, no vi a nadie. No vi más que el oro.

Lie Zi

Fábula china antigua EL COCHERO VANIDOSO

Un día Yan Zi, Primer Ministro del Reino de Qi, salió en su carroza. La mujer de su cochero, desde el portal observó cómo su marido, engreído y presumido, conducía los cuatro caballos desde el pescante.

         Cuando el cochero regresó a casa la mujer le dijo que quería abandonarle.

         El marido preguntó el porqué.

         – Yan Zi es Primer Ministro de Qi – repuso ella –. Es famoso a través de todos los Reinos. Pero hoy lo vi sumido en sus pensamientos y sin darse aires. Tú eres un simple cochero; sin embargo te das gran importancia y estás muy satisfecho de ti mismo. Por eso te quiero dejar.

         Desde entonces, el marido se comportó con modestia. Cuando Yan Zi, sorprendido, inquirió el motivo de este cambio, el cochero le dijo la verdad. Entonces Yan Zi lo recomendó para un puesto oficial.

Yan Zi

Fábula china antigua EL SEÑOR YE AMABA LOS DRAGONES

Al señor Ye le gustaban tanto los dragones que los tenía pintados o tallados por toda la casa. Cuando se enteró el verdadero dragón de los cielos, voló a la tierra y metió su cabeza por la puerta de la casa del señor Ye y su cola por una de las ventanas. Cuando el señor Ye lo vio, huyó asustado, casi se volvió loco.

         Esto demuestra que el señor Ye, en realidad, no amaba tanto a los dragones. Sólo le gustaba aquello que se le parecía, pero en ningún caso el auténtico dragón.

Shen Zi

Deja un comentario