Por qué la autoconciencia es esencial para ser un gran líder | Dra. Karen Finn

Sabemos intrínsecamente lo que se necesita para tener grandes habilidades de liderazgo, y la autoconciencia encabeza la lista.

En algún momento, todos hemos pensado en las cualidades de un gran líder, basándonos en nuestra experiencia con un líder pobre: ​​un jefe desalmado, un político hipócrita o un padre de «haz lo que digo, no lo que hago».

A veces, la ausencia de cualidades admirables nos hace más conscientes de lo que admiramos.

Sabes lo que es estar bajo la autoridad de otra persona: un maestro, un entrenador o un gerente.

Cualquiera que esté encargado de influir en un resultado dirigiendo el comportamiento de otros puede ejercer mucho poder. Y ese poder puede moldear más que solo su salario o desempeño en el aula o en el campo.

¿Por qué la autoconciencia es una de las habilidades de liderazgo más esenciales?

El liderazgo no se limita a quienes tienen autoridad o poder directos. Es una cualidad que se cultiva, o está absolutamente ausente, en cualquiera que irradie influencia en la vida de los demás.

Cuando alguien es un líder, de nombre o solo con cita previa, todos sufren.

Pero cuando alguien combina el liderazgo y la conciencia de sí mismo en una expresión de integridad personal, todo se vuelve posible.

La belleza del liderazgo es que es una cualidad que está disponible para todos, independientemente del rango profesional que se aplique a todas las áreas de la vida.

Pero no importa qué área de la vida requiera su liderazgo, su liderazgo siempre recurrirá a su autoconciencia.

La autoconciencia es un componente de la inteligencia emocional.

Es la capacidad de reconocer sus propias emociones, pensamientos y valores y comprender cómo afectan su propio comportamiento.

Leer también:  Significado y simbolismo del número angelical 33

Esto significa estar en sintonía con su funcionamiento interno y no simplemente pasar por la vida como una víctima de usted mismo y sus circunstancias.

Piense por un momento en cómo sería confiar en un líder que no tiene el concepto de sus propios desencadenantes de ira.

O un líder que no puede reconocer los signos de abrumador y termina sin poder tomar decisiones.

O un líder que usa un lenguaje racial o intolerante porque así fue como creció y nunca se tomó el tiempo para cuestionarlo.

Estos supuestos líderes pueden tener una posición o título, pero no tienen las cualidades de liderazgo. Y la autoconciencia es el ingrediente faltante más esencial que conduce a todos los demás.

Un verdadero líder se basa en la autoconciencia de sus fortalezas y debilidades.

La humildad, esta autoevaluación honesta, está en el corazón de lo que se llama «la trinidad de la autoconciencia»: conócete a ti mismo, mejora y complementa.

Solo cuando esté consciente de sus propias fortalezas y debilidades, podrá aplicar estratégicamente ese conocimiento en beneficio de sus circunstancias.

Obviamente, desea capitalizar sus fortalezas y minimizar sus debilidades mientras trabaja para mejorarlas.

Fingir que sus debilidades no existen solo generará confusión, hipocresía, deslealtad y fracaso. Es precisamente esta autoconciencia la que inspira confianza y lealtad en los demás.

Cuando los demás te miran y ven que confías en tus fortalezas, se inspiran para emularte.

Cuando ven que eres humilde con respecto a tus debilidades, aprenden a mejorarse a sí mismos sin miedo ni vergüenza.

De esta manera, aportas tus fortalezas a la mesa para servir al bien común. Te conviertes en un ejemplo para ser admirado y seguido, no una autoridad para ser obedecido ciegamente.

Leer también:  El vino tinto y la pérdida de peso están conectados, dice la ciencia

Es obvio que el liderazgo y la autoconciencia pueden conducir al éxito en el lugar de trabajo. Pero, ¿qué pasa con otras áreas de la vida, como sus relaciones personales?

Cambie su comprensión del liderazgo.

Para comprender el liderazgo y la autoconciencia en un contexto más personal, es importante hacer un cambio en la percepción del liderazgo.

Con demasiada frecuencia, pensamos en términos de «líderes» y «seguidores». Los líderes actúan juntos y los seguidores por defecto caminan a su sombra.

Pero el liderazgo no implica superioridad ni autoridad. Y la conciencia de sí mismo en el corazón de esto sirve tanto para el bien mayor como para el individuo.

La inteligencia emocional implica no solo la capacidad de ser consciente de las emociones, sino de aplicarlas y gestionarlas de forma adecuada. También implica la capacidad de reconocer y ayudar a manejar las emociones de los demás.

Ésta es la base de la empatía.

¿Cómo puedes reconocer las expresiones faciales de tristeza o miedo en otra persona si niegas esas emociones en ti mismo?

¿Cómo puedes extender la compasión y crear un espacio emocionalmente seguro para otra persona si desprecias tu propia vulnerabilidad?

El artículo continúa a continuación

La autoconciencia es esencial para la integridad y la integridad es la inspiración para la lealtad.

Solo cuando pueda reconocer sus sentimientos, pensamientos y valores y su conexión con su comportamiento, podrá evaluar objetivamente sus elecciones.

¿Actúa de acuerdo con sus valores?

¿Está empoderando a otros mediante la aplicación constante de sus fortalezas y su apertura a la retroalimentación sobre sus debilidades?

Esta conexión entre liderazgo y autoconciencia se extiende también a la comunicación.

Si no puede reconocer e identificar sus propios sentimientos, ¿cómo puede manejar su expresión? Y, si no puede ejercer el autocontrol cuando no le gusta cómo se siente, ¿qué tan exitosa será su comunicación?

Leer también:  Una carta a los afectados por mi depresión

Tenga en cuenta que en cualquier relación, personal o profesional, la única entidad sobre la que tiene control es usted mismo.

Intentar saltarse el trabajo de la autoconciencia y pasar directamente a la gestión de los demás será desastroso desde el principio.

El éxito de cualquier interacción dependerá de su capacidad para modular sus propias palabras y su comportamiento basándose en una autoconciencia intensamente cultivada.

Esto incluye ese componente esencial pero a menudo descuidado de la comunicación: escuchar.

El liderazgo no se limita a los elegidos para cargos públicos o que reparten la política de la empresa desde el C-suite.

Es una cualidad de carácter que se ha ganado con esfuerzo mediante la autorreflexión y la práctica. Y encuentra su expresión en todos los ámbitos de la vida que te conectan con tus valores.

Ya sea que esté administrando un equipo de ventas, dirigiendo a extraños a través de un rescate que salve vidas, resolviendo un conflicto con un amigo o alentando a su hijo en su intento de dominar las matemáticas, las cualidades de liderazgo determinarán su éxito.

Y la mejor manera de desarrollar esas cualidades de liderazgo es ser más consciente de sí mismo.

La Dra. Karen Finn es una entrenadora de vida. Su escritura ha aparecido en MSN, Yahoo! & eHarmony entre otros. Puede obtener más información sobre Karen y su trabajo en su sitio web.

Este artículo se publicó originalmente en el blog de la Dra. Karen Finn. Reproducido con permiso del autor.

.

Deja un comentario