Las abejas también saben matemáticas

¿Y si te dijéramos que las abejas son capaces de diferenciar números pares e impares? Sus cerebros apenas tienen un millón de neuronas, pero sus capacidades no dejan de asombrar a la ciencia. ¿Te gustaría conocer más hechos asombrosos?

Última actualización: 07 enero, 2023

Son pequeños y nos encanta ver sus cuerpos salpicados de polen moviéndose de una flor a otra. Las abejas son esos insectos himenópteros tan necesarios para la supervivencia de nuestros ecosistemas.. Así, aunque existen miles de especies en el mundo que también actúan como polinizadores, son aquellas hadas de la naturaleza las que cumplen con mayor eficacia su función.

Los amamos, pero la verdad es que no los cuidamos demasiado bien. El cambio climático, sumado al uso intensivo de sustancias tóxicas como pesticidas e insecticidas para la agricultura, los está destruyendo paulatinamente. Las abejas y los abejorros no solo se alzan como esas criaturas clave para nuestro planeta, sino que también son un desafío para la ciencia.

A medida que los conocemos mejor, su inteligencia y, por supuesto, su compleja y audaz organización social no dejan de asombrarnos. Sabemos desde hace mucho tiempo que las abejas melíferas son expertas en tareas matemáticas. Sin embargo, recientemente, una investigación proporcionó otro dato aún más sorprendente. Son capaces de diferenciar los números pares de los impares.

Las abejas son insectos eusociales (con un alto grado de organización social) que entienden las matemáticas con altas capacidades cognitivas.

Las abejas son insectos inteligentes que necesitamos entender mucho más.

Lo creas o no, las abejas también saben matemáticas

Es muy posible que más de uno vea esta noticia con altas dosis de escepticismo. ¿Cómo un insecto con apenas un millón de neuronas -tenemos cerca de 86 mil millones- puede tener capacidades ejecutivas tan sofisticadas? Para entenderlo, podemos hablar de Scarlett Howard, una becaria en la Universidad de Toulouse que lleva bastante tiempo enseñando matemáticas a las abejas.

Leer también:  Juegos de simulación: ¿por qué nos gustan tanto y cómo nos afectan?

Se ha demostrado que estos insectos eusociales pueden sumar y restar e incluso comprender el concepto de «cero». A través de varios experimentos en los que recompensa a las abejas, las ha estado entrenando para dominar conceptos matemáticos básicos. Es ahora cuando estamos descubriendo sus capacidades cognitivas, que van desde poder discriminar rostros humanos hasta atravesar complejos laberintos.

En la investigación que publicó Scarlet Howard en 2019, indica que aunque las abejas y los seres humanos están separados por más de 400 millones de años de evolución, tenemos muchos elementos en común.. Las abejas también saben matemáticas, aprenden reglas y resuelven tareas aritméticas que otros animales con cerebros más grandes no saben..

Descubrir que las abejas pueden aprender matemáticas nos muestra, por primera vez, que no se necesita una corteza cerebral para llevar a cabo tareas cognitivas más complejas.

Las abejas pueden diferenciar entre números pares y números primos

¿Cuánto te costó aprender la diferencia entre números pares e impares en la educación primaria? Tal vez no demasiado. Ahora bien, sea como sea, lo que nunca podrías imaginar es que insectos como las abejas también podrían integrar este aprendizaje. La Universidad de Deakin en Australia publicó un estudio en 2022 que llamó mucho la atención.

Las abejas melíferas pueden aprender los conceptos de números pares e impares. En esta investigación lo que se hizo fue construir una serie de paneles con tarjetas en las que aparecían círculos agrupados según esta característica matemática. Se aplicaron dos grupos. En uno, a un grupo de abejas se les dio agua azucarada si se acercaban a los números pares. El otro grupo recibía ese estímulo positivo si lo hacía a los impares.

Leer también:  Según un estudio, recuerdas lo que ves, no lo que fotografias

Y cuál fue el resultado? La investigación mostró no solo que las abejas saben matemáticas, sino que pueden diferenciar los números impares antes que los números pares. Justo lo contrario de lo que nos pasa a los humanos.

De pequeños aprendemos los números pares (2, 8, 6, 10…), pero estos pequeños insectos tienen un sesgo de aprendizaje hacia los números impares. La tasa de éxito fue del 80%.

La categorización de paridad no requiere un cerebro humano grande y sofisticado, pero sí requiere un cerebro capaz de aprender.

¿Por qué una abeja necesita saber matemáticas?

El cerebro de la abeja es diminuto y, a diferencia de los humanos, carece de corteza prefrontal. Esa región que nos permite realizar tareas más complejas, como las matemáticas, no está presente en estos insectos. Después, ¿Cómo pueden demostrar esta competencia sofisticada? Es más… ¿Por qué una abeja necesita saber matemáticas?

Aunque nos cueste creerlo, los insectos son inteligentes

Las abejas también saben matemáticas y son más inteligentes de lo que pensamos, es cierto. Sin embargo, para entender esta característica debemos recordar qué es la inteligencia. Es la capacidad de inferir información, interpretarla y utilizarla para resolver problemas. Así de simple, así de complejo.

Los insectos, como las abejas y los abejorros, son capaces de aprender y no solo eso, también transmiten ese aprendizaje al grupo.

Es cierto que, en su día a día, no necesitarán identificar, por ejemplo, qué flores tienen hojas pares o impares. Sin embargo, en situaciones experimentales en las que se les entrena y se les da un refuerzo (agua azucarada) aprenden más rápido que otros animales.

Leer también:  Según la ciencia, jurar es bueno para la salud

aprender a sobrevivir

Es evidente que en la naturaleza una abeja no necesita realizar tareas matemáticas para alimentarse. Sin embargo, se ha demostrado que, en situaciones excepcionales, pueden integrar nuevos aprendizajes para poder sobrevivir. E insistimos, esto no lo llevan a cabo otros insectos, ni gran parte de los vertebrados.

Estas investigaciones nos han demostrado que las abejas tienen capacidades cognitivas muy avanzadas que les permitirían, por ejemplo, obtener alimento en circunstancias que requieren resolver problemas básicos.

Un mundo por descubrir

Hay un dato interesante que se ha puesto de manifiesto con este tipo de experimentos con abejas. No necesitas una corteza prefrontal para pensar matemáticamente. Basta con tener algo más de un millón de neuronas y un cerebro pequeño para realizar operaciones sencillas. Sin embargo, que la capacidad de aprender es una cualidad única en estos insectos que todavía tenemos que entender mucho más.

Asimismo, no podemos ignorar un hecho. El mundo, nuestro planeta, es mucho mejor con las abejas viviendo entre nosotros. Los necesitamos y son uno de los seres más fascinantes de nuestros ecosistemas.

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario