El impacto psicológico del acné en la adolescencia

hecho verificado

Se ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios acreditados, instituciones de investigación académica y, en ocasiones, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias.

5 minutos

Sufrir acné durante la adolescencia afecta la formación de la autoestima y provoca un gran malestar emocional. Hablamos de las principales consecuencias.

Elena Sanz

Escrito y verificado por el psicólogo. Elena Sanz.

Última actualización: 27 de mayo de 2022

Si ya eres adulto, seguro que te resulta fácil recordar la magnitud que podían alcanzar los complejos en la adolescencia. Cada pequeña imperfección, cada aspecto de uno mismo que estaba un poco fuera de lo normal, era susceptible de ser generar una gran angustia y un fuerte sentimiento de inferioridad. Esto es lo que ocurre con la aparición de granitos y espinillas. Y es que, a pesar de ser una condición compartida por muchos, el impacto psicológico del acné va más allá de lo que pensamos.

Es una condición altamente asociada con la adolescencia; y es que generalmente surge con el inicio de la pubertad debido a cambios hormonales. Se estima que alrededor del 80% de los jóvenes entre 12 y 18 años sufren de acné y que esta condición puede prolongarse hasta la edad adulta en muchos casos, especialmente en las mujeres.

Como decíamos, el hecho de que sea tan común no resta valor a su impacto. Y es que, a pesar de no ser una enfermedad peligrosa, puede causar un alto grado de disfunción social y emocional. A continuación profundizamos en las razones de este efecto.

Leer también:  Las preocupaciones son más intensas los domingos por la noche

El impacto psicológico del acné en la autoimagen

La adolescencia es una etapa de búsqueda, transformación y creación de identidad. En este proceso, la imagen personal adquiere gran relevancia mientras que es el medio utilizado por los jóvenes para mostrarse al mundo.

A través de su apariencia pueden proyectar sus actitudes, gustos y preferencias y mimetizarse con el grupo. Por esta razón, es común que los adolescentes se vistan de manera muy similar a sus amigos o cambien de imagen cuando cambian de empresa.

Sin embargo, el acné contribuye en gran medida a crear una autoimagen negativa. Es un elemento que genera rechazo y rechazo, que el joven sienta que no debe estar ahí y eso lo hace menos válido. Esta sensación se acrecienta si se compara con las imágenes retocadas, filtradas e irreales que tanto abundan en las redes.

De esta forma, el adolescente ya no puede apoyarse en su imagen para proyectarse ante el mundo; por el contrario, esto se convierte en un elemento que causa vergüenza y malestar constante.

Los adolescentes con acné tienen una imagen negativa de sí mismos.

Su influencia en el rechazo interpersonal

Si la autoimagen es clave durante la adolescencia, el grupo de iguales lo es tanto o más. Los pares se convierten en referentes y cobijo, la socialización con los pares es fundamental en esta etapa y sentirse aceptado es fundamental para un correcto desarrollo emocional.

pasa que el acné puede convertirse en un gran motivo de rechazo, burla o crítica. Así, dificulta el entablar amistades y esas primeras relaciones sentimentales que tanto impacto tienen en el adolescente. Una víctima del acné puede sentirse humillada y excluida, e incluso ser verdaderamente rechazada por este motivo.

Leer también:  ¿Por qué nunca terminamos con la insatisfacción? (adaptación hedónica)

Tengamos en cuenta que, a pesar de que en la adolescencia existen numerosos complejos, el acné suele aparecer en la cara y es bastante llamativo. Esto dificulta su ocultación y, al estar siempre presente, influye constantemente en la socialización.

Las consecuencias emocionales de sufrir acné en la adolescencia

Las dos causas anteriores son el origen principal del daño psicológico que provoca el acné durante la adolescencia. Pero estas consecuencias pueden manifestarse de varias formas:

  • Los adolescentes a menudo sufren de baja autoestima. y tienen un autoconcepto negativo. Su imagen le repugna, sus relaciones no prosperan y, en definitiva, se siente inferior o inadecuado. Lo grave de esta situación es que, incluso una vez tratado o solucionado el problema del acné, estas repercusiones emocionales pueden continuar, ya que la adolescencia es un período crítico en la formación de la autoestima.
  • La vergüenza del acné puede llevar a los jóvenes a aislarse y restringir sus actividades de socialización y ocio. Así, al abandonar o renunciar a estas oportunidades estimulantes, pueden desarrollar estados emocionales apáticos y negativos, e incluso desencadenar depresión.
  • Los trastornos de ansiedad también son muy comunes. en estos casos. La ansiedad puede llevar a los jóvenes a tratar desesperadamente de eliminar el acné, provocando lesiones en la piel y las marcas posteriores. Si son menores especialmente vulnerables, pueden sufrir tal malestar que repercuta en su rendimiento escolar y en otros ámbitos de su vida. La fobia social suele ser una de las consecuencias más comunes.

La vergüenza y la baja autoestima son comunes en los adolescentes con acné.

Reducir el impacto psicológico del acné.

En definitiva, esta afección de la piel no solo afecta a nivel físico, sino también influye profundamente en el bienestar emocional, las relaciones sociales, el rendimiento académico y el tiempo libre. Su impacto puede extenderse a prácticamente todas las áreas de la vida de un joven.

Leer también:  Curiosidades sobre hábitos

Para esto, es importante no minimice el malestar del adolescente y busque ayuda. Consultar a un profesional y encontrar el tratamiento adecuado para el acné puede ser un verdadero salvavidas. Pero, además, es fundamental atender el plano psicológico y emocional; el joven necesita poder expresar sus inseguridades y su sufrimiento, y encontrar apoyo y comprensión al respecto.

Es importante que en casa te ayuden a desarrollar una fuerte autoestima basada en algo más que la apariencia física; aquella que permite mantener el sentimiento interno de valor y actúa como factor protector.

En el mundo superficial de las redes sociales, y en la complicada (y a veces cruel) etapa de la adolescencia, el papel de los padres es fundamental para educar en valores y gestión emocional. A pesar de esto, si el impacto psicológico del acné es alto, lo mejor es iniciar un proceso de psicoterapia que pueda ayudar al joven a sobrellevarlo.

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario