Dime quiénes son tus amigos y te diré quién eres

Verificación de hechos Se ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación acreditados, instituciones de investigación académica y, en ocasiones, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 4 minutos

¿Admiras a las personas con las que pasas más tiempo? Ten en cuenta que la actitud de tu entorno influye en tu forma de ser. Veamos cómo.

Última actualización: 15 de junio de 2022

Piensa en las cinco personas con las que más te relacionas, con las que pasas más tiempo. ¿Cómo viven? ¿Cómo piensan? ¿Son valientes a la hora de tomar decisiones? ¿Estás detrás de tus sueños? ¿Están conectados con tus emociones? ¿Tus enlaces son saludables? ¿Son capaces de permitirse cometer errores y aprender de ellos?

Ahora, pregúntate si los admiras.

Dependiendo de su respuesta, esta información será una buena o mala noticia para usted. Según el orador Jim Rohn, cada persona es el promedio de las cinco personas más cercanas en su vida. Es decir, nos influyen hasta el punto de terminar pareciéndose a ellos, tanto en su forma de comportarse y actuar en la vida como en sus valores y pensamientos.

La influencia de las personas que nos rodean.

Las personas a menudo se parecen a quienes las rodean.

A primera vista, la idea puede parecer un poco descabellada. Quizás estés pensando “no me parezco en lo más mínimo a mi hermano” o “mi pareja y yo somos muy distintos” y no digo que seas una copia exacta de ellos. Por supuesto que no. Sin embargo, es probable que si profundizas en sus rasgos de personalidad, hábitos saludables o no saludables, formas de expresarse o incluso de vestir, acabes encontrando un amplio abanico de similitudes que quizás no habías notado hasta ahora.

Leer también:  Si no es el precio, ¿por qué compramos más en oferta?

La frase del pensador y autor estadounidense Jim Rohn afirma que los seres humanos tienden a parecerse a las personas que nos rodean. Dice que si escribes una lista de tus gustos, intereses, aficiones, costumbres, conocimientos o habilidades, notarás que eres el reflejo de las personas con las que pasas más tiempo.

Al mismo tiempo, También tienes un impacto en la vida que te rodea. Hay algo tuyo en cada una de las personas que te rodean, ya sea tu temperamento, tus preferencias musicales o tu forma de afrontar los problemas.

El psicólogo David McClelland, conocido por su teoría de la necesidad de motivación, ha descubierto a través de una extensa investigación que El 95% de nuestros éxitos y fracasos están relacionados con las personas más cercanas a nosotros. Por ejemplo, es más probable que sea físicamente activo si los miembros de su familia hacen ejercicio con frecuencia, o que beba alcohol si su círculo de amigos lo hace. Suena lógico, ¿verdad?

grupos de miembros

El fenómeno se repite: las personas se mezclan al iniciar una relación o los grupos de jóvenes tienden a vestirse con un estilo de ropa muy similar. Es que los grupos de pertenencia son fundamentales para la formación de la identidad personal. Todos necesitamos sentir que pertenecemos a una comunidad o grupo. De esta manera, nos sentimos cómodos y aceptados.

Así, las personas tienden a identificarse y sentirse cuidadas por los grupos (formales o informales) a los que pertenecen a partir de un sentimiento de solidaridad con aquellos que son similares. Al mismo tiempo, a menudo consideramos que hay que ser y dejar de ser de tal o cual manera para pertenecer a un grupo. Entonces, adoptamos aspectos o cualidades de los miembros de ese grupo con el fin último de integrarnos.

Leer también:  Curiosidades sobre hábitos

Lo que el resto hace, piensa, rechaza o celebra consciente o inconscientemente influye en nuestra vida. En este punto del artículo, el dicho «dime con quién andas y te diré quién eres» tiene sentido. Este dicho sugiere que una persona puede ser conocida por las empresas que frecuenta. El nivel de bienestar en términos generales se ve afectado positiva o negativamente por nuestros amigos, familiares y compañeros de estudio o trabajo.

Las personas son como esponjas. Absorbemos la energía que nos rodea. Si nuestro entorno está de buen humor la mayor parte del tiempo, disfrutando y centrándonos en las cosas agradables de la vida, nos será más fácil sentirnos felices. Lo mismo sucedería a la inversa: rodeados de gente gruñona y miserable, nos costará seguir sonriendo.

¿Con quién te asocias?

Independientemente de si el contacto es físico o virtual, las personas que más influencia tienen sobre nosotros serán aquellas con las que pasamos más tiempo significativo.

Considerando este asunto, Sería conveniente que fuéramos más cuidadosos a la hora de elegir a las personas con las que nos queremos asociar. No se trata de distanciarnos por completo de todas aquellas personas a las que no idolatremos ni de volvernos ermitaños, sino de ser conscientes de las relaciones que construimos y sostenemos a lo largo del tiempo. Recuerda que te alimentas de ellos.

Pregúntate si te apoya o te limita, si te sientes libre de estar en su compañía o si tiendes a reprimir tus emociones y pensamientos. Si están orgullosos o avergonzados de ti.

Analiza tu círculo íntimo y evalúa si tenerlos cerca te facilita cumplir tus objetivos. Puedes elegir intencionalmente rodearte de personas que te inspiren a ser una mejor persona. ¿A quién quieres conservar y a quién ya no? ¿Qué lazos quieres nutrir y cultivar? ¿Con qué tipo de personas te gustaría relacionarte a partir de ahora?

Leer también:  La regla de Goldwater: no especules con la salud mental de los demás

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario