Descubre qué es la xantofobia

El miedo irracional al color amarillo suele derivar de la superstición que lo asocia con la mala suerte. Exploramos más a fondo esta singular… ¿Fobia?

Última actualización: 16 enero, 2024

Basándonos en su etimología griega (xhantos = amarillo, phobos = miedo), el significado de xantofobia es «miedo al color amarillo». Se trata de un temor irracional y poco frecuente, que se caracteriza por la evitación de objetos amarillos o la sensación de ansiedad intensa en presencia de este color.

Ahora bien, debido a su mínima frecuencia y su tendencia a no impactar de manera significativa en la vida cotidiana de las personas, surge la pregunta de si es apropiado clasificar a este miedo como una fobia. ¿Cuáles son las posibles razones detrás del rechazo al amarillo y cuál podría ser el enfoque del tratamiento? ¡Descubre las respuestas en este contenido!

Miedo irracional al color amarillo: ¿es real esta fobia?

Hay poca información científica sobre el miedo excesivo e irracional al color amarillo. Sin embargo, sí sabemos que casi cualquier objeto, situación o, incluso, concepto puede convertirse en el foco de una fobia, siempre y cuando cumpla con los criterios diagnósticos.

En este contexto, según el DSM-5R (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) una fobia específica se clasifica dentro de los trastornos de ansiedad. Para ser diagnosticada como tal, debe evidenciarse un miedo intenso ante un objeto o situación específica que, en términos objetivos, se supone bajo o sin ningún peligro.

Además, debe presentarse una sensación de profundo malestar ante la presencia de un objeto o una situación, o la tendencia a evitarla de forma activa. Estos síntomas deben persistir al menos por seis meses.

Por otro lado, para que se considere como fobia, el miedo debe ser desproporcionado con la amenaza real que representa el elemento en cuestión e impactar de forma negativa y considerable en la vida diaria de la persona, causando un deterioro general.

Si bien está en duda que la xantofobia sea en realidad una fobia, lo cierto es que esta es solo una de las tantas fobias curiosas y raras que alguien podría experimentar. Hay personas con fobia a los botones (koumpounofobia) y otras experimentan un temor patológico hacia los payasos (coulrofobia). Los miedos pueden ser de lo más extraños y sorprendentes.

Leer también:  Hormesis, o por qué las pequeñas dosis de estrés son saludables

Síntomas que indican que podrías tener xantofobia

Como vemos, este temor plantea desafíos para ser considerada una fobia. No obstante, en caso de que en efecto lo sea, deberían manifestarse una serie de síntomas característicos de este tipo de trastornos, en presencia de objetos del color amarillo.

Si sospechas que puedes tener esta condición, te recomendamos que leas con atención la sintomatología y utilices la información a modo de test orientativo:

Cognitivos

  • Pensamientos intrusivos sobre la mala fortuna vinculada al amarillo. «Si uso la camiseta amarilla en el examen, me va a ir mal».
  • Preocupación constante por la presencia del color amarillo en el entorno. «En esta habitación hay al menos cuatro objetos amarillos, debo irme de aquí urgente».
  • Temor irracional al encontrarse objetos de este color. «Espero no cruzarme con ningún auto amarillo de camino a la tienda».

Conductuales

  • Tendencia a evitar lugares, situaciones u objetos que puedan tener el color amarillo. Por ejemplo, no usar prendas de vestir de este tono o rechazar alimentos que tengan un matiz amarillento.
  • Ajustes en las actividades diarias para evitar el contacto con el color, como cruzar de calle al ver una puerta amarilla o seleccionar productos del supermercado sin envases de este color.
  • Necesidad de buscar, de forma constante, entornos «yellow free» para sentirse en resguardo.

Fisiológicos

Frente a objetos amarillos, una persona con este problema presentaría todos o varios de estos signos en el cuerpo:

  • Aumento de ritmo cardíaco.
  • Sudoración excesiva o temblores.
  • Náuseas, mareos o dolor abdominal.
  • Tensión muscular o sensación de rigidez.

Causas de la xantofobia

El miedo irracional al amarillo a menudo se origina en la superstición de que este color está vinculado con la mala suerte, una creencia que puede tener diversas raíces culturales, históricas o psicológicas.

Leer también:  ¿Por qué las ballenas cantan "jazz"?

Algo interesante es que, desde la perspectiva de la psicología del color, el amarillo es el color más contradictorio, porque representa lo bueno y lo malo. De hecho, algunos investigadores sugieren que este color podría generar reacciones fisiológicas que se manifiestan también en la experiencia emocional, la cual podría ser negativa.

En el antiguo Egipto se le atribuía connotaciones positivas al vincularlo con la felicidad y prosperidad. Pero, en la cultura occidental, por ejemplo, este tono se ha asociado con la envidia, la traición, la desgracia o la cobardía. En China simboliza la muerte y el engaño.

Hay que destacar que las ideas místicas a menudo se transmiten de generación en generación, como parte de la herencia cultural.

Así, la creencia de que el color amarillo atrae energías negativas puede arraigarse en una persona, si su familia o contexto social así lo sostiene, incluso, sin respaldo científico.

En este sentido, el concepto de aprendizaje vicario (o social), propuesto por el pionero de la teoría cognitiva social, Albert Bandura, cobra gran relevancia. Este fenómeno se refiere a la adquisición de ciertos conocimientos y actitudes mediante la observación de los demás, en especial, de aquellas personas significativas.

Otra de las posibles causas de la xantofobia radica en experiencias personales relacionadas con este color. Alguien que haya vivido eventos desafortunados o traumáticos en presencia de este color, podría desarrollar una aversión irracional a él. Esta dinámica puede entenderse a través de la teoría del condicionamiento y aprendizaje asociativo.

Tratamientos

Mujer conversa con psicólogo sobre xantofobia. Para tratar la xantofobia, la terapia cognitiva conductual recurre a la técnica de exposición controlada al color amarillo y la reestructuración cognitiva. Créditos: demaerre/iStockphoto.

La elección de la terapia más adecuada para fobias puede depender de diversos factores, incluyendo la naturaleza y gravedad del miedo patológico. No obstante, la terapia cognitiva conductual (TCC) destaca como un enfoque de tratamiento integral y efectivo.

Leer también:  Pensadores profundos y pensadores excesivos: ¿en qué se diferencian?

En este contexto, suele aplicarse la técnica de exposición. Esta estrategia implica exponer a la persona de forma gradual y controlada al estímulo o la situación temida, en este caso, el color amarillo. La exposición puede llevarse a cabo de diferentes maneras, desde la imaginación guiada hasta el enfrentamiento directo y real con el estímulo.

Ahora bien, la implementación de esta técnica para la xantofobia puede presentar desafíos específicos, ya que el amarillo puede estar muy presente en los entornos cotidianos. Encontrar situaciones en las que se pueda aplicar la exposición controlada puede ser más complicado, en comparación con fobias relacionadas con estímulos menos ubicuos.

Dentro del marco de la TCC se emplearía también la reestructuración cognitiva para corregir distorsiones cognitivas o creencias irracionales asociadas con este miedo. Por ejemplo, si alguien cree que el amarillo siempre conlleva riesgos o peligros, el psicólogo ayudaría a identificar esos pensamientos y reemplazarlos por otros más realistas.

Por más absurda que parezca una fobia, es crucial tratarla

Es frecuente que a las personas les gusten más algunos colores que otros, incluso asociándolos con diferentes emociones o significados. Sin embargo, encontrar a alguien que tenga un problema serio con un color específico es algo bastante inusual.

A pesar de esto, no parece ser imposible que una persona desarrolle una fobia hacia el amarillo, sobre todo, si se tiene en cuenta la mala fama que tiene este color en algunas culturas.

En cualquier caso, y sin importar si se califica en verdad como fobia o no, si existe malestar, es fundamental buscar la orientación de un profesional de la salud mental. Este miedo puede ser un indicador de otro problema subyacente vinculado a la ansiedad, y abordarlo de manera adecuada es crucial para mejorar la calidad de vida.

Te podría interesar…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario