Descubre cómo afecta el insomnio en el rendimiento laboral

¿Padeces insomnio? En caso de no abordar este problema de salud y dejar que se cronifique, el ámbito que más afectado será tu trabajo. A continuación, te detallamos los efectos asociados.

Última actualización: 07 septiembre, 2023

El modo en que afecta el insomnio en el rendimiento laboral puede ser devastador. No solo tu concentración será más deficiente. Además, la falta de sueño acumulada en el tiempo altera el cerebro y reduce, incluso, tu capacidad de reacción. Cada vez te costará más responder a los estímulos y esto disminuye la eficiencia y eleva el riesgo de accidentes.

En caso de que lleves semanas sin conciliar un descanso reparador, procura hablarlo con tu médico. Asimismo, aplicar adecuadas estrategias en materia de higiene del sueño mejorará, poco a poco, tu calidad de vida. Dormir bien es un pilar indiscutible para la salud general y, cómo no, para el propio desarrollo profesional. Profundicemos en este tema.

«El último refugio del insomne es un sentido de superioridad sobre el mundo de los sueños».

~ Leonard Cohen ~

Así afecta el insomnio en el rendimiento laboral

El insomnio es un laberinto oscuro en el que se pierde una parte significativa de la población. Lo más llamativo es que, como describen en la revista Red JAMA, se trata con frecuencia de una condición persistente. Es decir, es un problema que puede alargarse meses o años. Los efectos de esta realidad clínica son inmensos para el funcionamiento psicosocial.

Esa falta de sueño crónica tiene un gran impacto en el desempeño laboral. El cerebro necesita de este proceso biológico con el fin de llevar a cabo tareas imprescindibles para tu bienestar. Cuando esto no sucede o duermes menos de las siete horas necesarias, todo tu universo físico y neurológico sufre serias secuelas. Te explicamos sus efectos, a continuación.

1. Falta de concentración y enfoque

Como bien señalan en la revista Industrial Health, la investigación sobre la falta de sueño en el ámbito laboral casi siempre se focalizó en los empleados que trabajan por turnos. Sin embargo, esta es una realidad que también aparece en los horarios diurnos estándar. De este modo, uno de los efectos más recurrentes tiene que ver con la falta de concentración y el enfoque atencional.

Dormir mal a lo largo de varias semanas o meses perjudica las funciones ejecutivas del cerebro. Es decir, tu capacidad para mantener la atención de manera sostenida disminuye, lo que puede traducirse en los siguientes efectos:

  • Aumento de los errores durante tu trabajo.
  • Completas tus obligaciones de forma más lenta.
  • Reaccionas de forma más lenta ante los estímulos.
  • Sientes limitaciones a la hora de manejar las incidencias.
  • Te cuesta entender lo que lees y debes hacerlo varias veces.
  • Tienes problemas para realizar tus tareas de forma eficiente.
Leer también:  Morir de miedo: ¿es posible?

2. Rendimiento cognitivo reducido

Seguro que lo habrás notado alguna vez. Cuando llevas varias noches durmiendo mal tu mente se enlentece. El modo en que el insomnio afecta al rendimiento laboral suele ser muy llamativo por este mismo aspecto. Tal y como indican en un artículo de Sleep Medicine Reviews, aparece un claro deterioro del rendimiento cognitivo. Algo así lo percibirás en estas dimensiones:

  • Tienes fallos de memoria, olvidas datos y tareas pendientes.
  • Tu pensamiento crítico y analítico no funcionan al mismo nivel.
  • Experimentas claras limitaciones a la hora de resolver problemas.
  • Se complica adaptarte a los cambios que aparecen en el día a día.

3. Aumento de errores

El mayor problema de la falta de sueño crónica en el ámbito laboral se manifiesta en la aparición de errores. El cerebro que no descansa se convierte en un órgano menos eficiente. Esto supone un gran riesgo en toda organización, porque no solo cometes fallos que inciden en la calidad o a la cadena de producción de una empresa. Es posible un problema más grave.

En caso de no dormir lo que tu cuerpo y mente necesitan, se eleva el riesgo de tener accidentes bien en el propio trabajo o en carretera en caso de que conduzcas. Es un aspecto de gran relevancia que debe invitarte a buscar estrategias para abordar esta realidad.

Las empresas también deberían comprometerse en el bienestar de sus empleados atendiendo la calidad de su descanso. Ofrecer estrategias para regular el estrés, así como pautas que favorezcan la higiene del sueño, revertiría en la productividad de la propia organización.

4. La somnolencia y el agotamiento diurno

Cuando sufres insomnio es frecuente que tu cuerpo y cerebro te reclamen por el día devolverles las horas de sueño faltantes. La somnolencia elevará el riesgo de que, en cualquier momento, te quedes dormido sin darte cuenta. Serán pequeñas cabezadas de unos segundos que dificultarán tu rendimiento y, además, te pondrán en evidencia ante tu entorno laboral.

Son experiencias incómodas y con un alto coste, tanto para ti como para la empresa. Porque esa falta de descanso acumulada se traduce también en malestares físicos. Te notarás entumecido, con dolores musculoesqueléticos y hasta con alguna alteración fisiológica, como dolor de estómago.

5. Problemas de convivencia en el trabajo

La forma en que afecta el insomnio en el rendimiento laboral se vincula, de igual modo, a las relaciones interpersonales. Este es un aspecto que, a veces, se pasa por alto. Porque el mal descanso nocturno no solo se manifiesta en el cansancio o la falta de atención. Otro factor destacable es el de la irritabilidad, la ansiedad y el mal humor. El impacto se manifiesta así:

  • Podrán aparecer tensiones con tus superiores.
  • Percibirás mayores problemas para regular el estrés.
  • Te costará mostrarte desenvuelto/a durante las reuniones.
  • Tendrás menos paciencia a la hora de tratar a tus compañeros.
  • El mal humor dificultará la convivencia con tu equipo de trabajo.
Leer también:  ¿Conoces a los niños orquídeas y los niños dientes de león?

6. Disminución de la creatividad

Este dato te parecerá interesante. Para dar lo mejor de ti a nivel creativo es necesario alcanzar la fase REM y no REM del sueño. Esto mismo es lo que detalla una publicación de la revista Trends in Cognitive Sciences. El agotamiento mental causado por la falta de sueño, es un gran enemigo cuando necesitas generar ideas originales y encontrar soluciones innovadoras a los desafíos laborales.

7. Absentismo laboral debido a enfermedades asociadas

El absentismo ligado al insomnio crónico es uno de los problemas más significativos en muchos escenarios laborales. De hecho, las bajas se suelen asociar a los propios efectos secundarios del mal descanso nocturno persistente. Ejemplo de ello son los problemas cardiovasculares, la diabetes, los trastornos del estado de ánimo, etc.

Esta misma realidad la resaltan en la revista Sleep Science. La mayoría de los trabajadores del sector de la salud sufren de insomnio y esto correlaciona con el ausentismo laboral y la disminución del rendimiento.

8. Baja productividad (y riesgo de despido)

La privación crónica de sueño apaga las competencias, reduce el rendimiento y pone en riesgo la seguridad de un escenario laboral. Es un peligro evidente tener a un empleado que no puede usar sus facultades cognitivas al 100 %. Todo ello explica por qué, en muchos casos, los gerentes o responsables de una empresa optan por despedir a quienes evidencian estas características.

Con esta decisión, no solo optan por deshacerse de alguien que no rinde lo que debería. Se prescinde de una figura que pone en riesgo su vida e incluso la de los demás. En especial en entornos de trabajo con situaciones de riesgo.

¿Cómo prevenir el insomnio para elevar el rendimiento laboral?

Tener una buena higiene del sueño no solo es necesaria para rendir al máximo en tu empleo. Dormir bien mejora tu calidad de vida al optimizar la salud física y psicológica. El buen descanso sana, repara y te permite disfrutar de tus competencias en el día a día en cualquier escenario. Para tal fin, compartimos qué estrategias te ayudarán:

  • Limita la cafeína y el alcohol: evita consumir estos productos en las últimas horas del día. Ambos son estimulantes e interfieren en el buen descanso.
  • Sí al ejercicio físico: las actividades aeróbicas, como salir a caminar o correr benefician el dormir mejor. Ahora bien, es mejor no hacerlo antes de acostarte.
  • Regula tus emociones: introduce en tu vida adecuadas técnicas de regulación emocional, como el manejo del estrés, la meditación, el yoga o la escritura terapéutica.
  • Establece una rutina de relajación: introduce actividades relajantes antes de acostarte, como leer un libro, practicar la meditación, la respiración profunda o tomar un baño caliente.
  • Terapia psicológica: la terapia cognitivo-conductual (CBTi) para el insomnio es una metodología muy efectiva de estos casos. La revista Chest, describe sus interesantes beneficios.
  • Reduce la exposición a pantallas dos horas antes de dormir: la luz azul de los dispositivos electrónicos interfiere con la producción de melatonina, una hormona clave para el sueño.
  • Mantén un equilibrio entre el trabajo y la vida personal: establece límites claros entre la esfera laboral y la personal. Evita llevar el estrés laboral a la cama y busca actividades que te relajen y diviertan fuera del trabajo.
  • Ten una rutina de sueño consistente: mejora tus hábitos de vida y procura acostarte y levantarte a la misma hora todos los días, incluso cuando no trabajes. Esto contribuye a regular tu reloj biológico y a mejorar la calidad del sueño.
  • Crea un entorno propicio: cuida de que tu dormitorio sea un lugar tranquilo, oscuro y fresco. Usa cortinas opacas, elimina ruidos molestos y ajusta la temperatura para generar un ambiente cómodo. Puedes usar fragancias relajantes.
Leer también:  Según un estudio, la luz azul mejora la eficiencia cognitiva

Sueño y trabajo, un vínculo significativo

Llegados a este punto, estarás de acuerdo en que dormir bien es fundamental para el rendimiento laboral. La calidad y la duración del sueño nocturno permite que tu cuerpo y cerebro se reinicien para dar lo mejor de ti. Solo así conquistarás metas, cultivas la creatividad, resolverás problemas de forma eficaz y podrás seguir desarrollándote a nivel profesional.

El insomnio causa estragos no solo en mercado laboral, sino también en las relaciones y, por supuesto, en la salud. Las esferas sanitarias deben poner mayor atención en esta realidad. La sociedad recurre cada vez más a los fármacos para aliviar este problema y esto podría resolverse mediante adecuados abordajes psicológicos. No dudes en pedir ayuda especializada si lo necesitas.

Te podría interesar…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario