Curiosidades de higiene personal

Actualmente, tenemos miles de productos de higiene personal disponibles, pero no siempre fue así. Las prácticas higiénicas aparecieron después de la Revolución Industrial.

Última actualización: 13 de marzo de 2023

Haciendo un simple cálculo nos daremos cuenta de que la higiene es una preocupación joven. O al menos más joven de lo que nos aventuraríamos que puede ser el acto de cubrir una necesidad que nos provoque tal grado de malestar cuando no la sentimos cubierta.

Lo más básico, que es el baño como una instancia separada de la casa, es relativamente moderno.. Incluso hubo momentos en los que hubo una verdadera aversión al agua, considerándola un medio de transmisión de enfermedades.

Los egipcios, los griegos y los romanos, así como los mesopotámicos, no eran tan ajenos al baño. Sin embargo, esto no estaba relacionado con la higiene, sino con la estética, el ocio y vida social. Por eso los baños eran públicos y se consideraban, sobre todo, un lugar de encuentro.

Es curioso el hecho de que durante tantos siglos la higiene no haya sido un tema importante y que durante el siglo XXI se haya convertido en un problema. En la actualidad son muchas las personas que pecan en exceso y llegan a utilizar productos peligrosos para mantener tu cuerpo, tu ropa y tu casa limpios: temen la suciedad. Veamos otras curiosidades al respecto.

«Limpiar es el acto de enfrentarse a uno mismo».

-Marie Kondo-

Curiosidades de higiene personal

Uno de los aspectos más importantes de la higiene personal es el lavado de manos. Durante casi toda la historia, a este punto no se le dio la menor importancia. la gente limpió en cualquier caso, más porque querían hacer alarde de su elegancia que porque le vieran alguna utilidad. Por lo tanto, era normal que las personas se limpiaran la nariz con las manos y luego, sin lavarlas, las usaran al comer.

Leer también:  La historia detrás del "Himno a la Alegría" de Beethoven

Durante años, los baños se consideraron una cuestión de elegancia no asociada a la higiene.

Solo hasta mediados del siglo XIX un médico húngaro llamado Ignaz Semmelweis llamó la atención sobre la higiene de las manos. Le parecía que lo mejor era, por ejemplo, asistir a un parto. Debido a esto, ella tuvo muchos problemas, pero la idea de él se abrió camino hasta que terminó popularizándose.

Y hablando de lavado e higiene de manos, te puede interesar parte de la siguiente información:

  • Muchas bacterias pueden permanecer en las manos sucias hasta por tres horas.
  • Las manos mojadas propagan hasta 1000 veces más gérmenes que las manos secas. La humedad favorece la retención de virus y bacterias.
  • No necesitas lavarte las manos después de tener dinero encima. La mayor parte del papel moneda se trata de manera que casi ninguna bacteria sobreviva en él.
  • La Organización Mundial de la Salud recomienda lavarse las manos al menos 10 veces al día, y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades promueven campañas que destacan y fomentan el lavado de manos.

Higiene en la Edad Media

Durante la Edad Media el baño fue considerado un acto pecaminoso. La iglesia prohibió los baños públicos, porque consideraban que la desnudez y tocarse el cuerpo con las manos eran actos inmorales. Siempre se aconsejó que, durante la limpieza ligera de rutina, las personas se abstuvieran de tocarse los genitales. En resumen, la higiene no era una preocupación para nadie.

Otro aspecto curioso de los procesos higiénicos es que entonces defecar era considerado un acto honorable. Por lo tanto, en la mayoría de los casos, no era privado. De hecho, había lugares donde se disponía de una hilera de sillas con un hueco que daba a una fosa séptica y permitía mantener animadas conversaciones mientras se defecaba. El inodoro fue un invento del capitalismo que apareció mucho más tarde.

Leer también:  ¿Sabes qué es la teoría del zeitgeber social?

Sin embargo, esto solo sucedió en Europa, porque al mismo tiempo en otras partes del mundo se actuó de manera diferente. En América, concretamente, hubo una gestión diferente: el baño era común. Al emperador Moctezuma le encantaba bañarse. Se dice que los nativos se sorprendieron a la llegada de los europeos por el hedor que despedían.

En Roma era común el uso de letrinas abiertas, defecar no consistía en un acto privado.

Los aspectos de higiene diaria nacieron con la Ilustración

Durante el siglo XVII, un miedo generalizado al agua comenzó a extenderse en Europa. De hecho, desde el siglo XVI, los médicos aconsejaban alejarse del agua, al menos para bañarse. Se creía que la peste podía propagarse por este recurso, por lo que supusieron que bañarse era peligroso.

Esta creencia se extendió y se convirtió casi en una obsesión. Incluso se decía que la mugre ayudaba a proteger la piel de infecciones.. Por eso, entre las clases bajas, la costumbre era limpiarse un poco la cara y las manos con un paño seco. Entre la realeza y los más acaudalados se utilizaban vinagres aromáticos y perfumes para la limpieza, cuidando que no fuera demasiado profunda.

Con la llegada de la Ilustración las cosas empezaron a cambiar. Rousseau fue uno de los primeros en aconsejar el baño diario con agua fría. También se abrió en París un establecimiento con baños calientes y, de repente, lavarse el cuerpo empezó a asociarse con el placer y la salud. Los baños perfumados se hicieron populares.

Hasta el siglo XIX, la higiene diaria era un privilegio casi exclusivo de las clases altas.. Poco a poco se entendió la importancia de que cada casa, hasta la más humilde, tuviera baño y acceso al agua. Esto no se ha logrado del todo, ni siquiera en pleno siglo XXI.

Leer también:  Gente que no se contagia de la risa de los demás, ¿por qué?

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario