Compasión por los malos: 7 formas de entender a las personas difíciles

Leemos los libros, meditamos, vamos al yoga, nos limpiamos con jugo y usamos cuentas de mala, pero luego un idiota viene corriendo por la carretera en un Hummer y casi nos mata en nuestra bicicleta saludable y ecológica.

Nuestra cuñada actúa como una bruja egoísta. Una pareja que alguna vez fue alegre y romántica se vuelve rencorosa y viciosa después de una ruptura. Los amigos traicionan. Nuestros padres nos decepcionan. Un idiota hace un berrinche en Starbucks y hace llorar al barista, y nos encontramos realmente deseando poder arrojar café caliente en su estúpida cara.

Todos estos tontos realmente pueden bloquear nuestro flujo positivo de Qi, y oh Dios mío, algunos días, ¿no parece que hay malvados en todas partes? A menudo me pregunto cómo puedo llegar a un plano más alto o aquietar mi mente cuando estoy rodeado de un montón de locos. ¿Cómo puedo aprender a dejar de reaccionar ante ellos y su drama para poder encontrar mi paz interior de nuevo?

Jesús dijo: «Ama a tus enemigos», y Buda dijo: «El odio no cesa con el odio, sino solo con el amor». Gandhi, el Dr. Martin Luther King, el Dalai Lama y todos los demás grandes maestros espirituales que han vivido han estado de acuerdo.

Suena hermoso y simple en teoría, pero cuando se trata de practicarlo, ¿cómo podemos encontrar la calma y el amor cuando alguien se está comportando de manera abominable? Quiero decir, ¿realmente, realmente mal?

Para mí, esta es fácilmente la lección espiritual más difícil que jamás aprenderé (y volveré a aprender, y probablemente seguiré aprendiendo hasta que muera). Es muy difícil dejar de juzgar y empezar a comprender, pero es una necesidad. Debemos tener compasión por las personas difíciles. ¿Pero cómo?

Leer también:  Ojo izquierdo significado espiritual y supersticiones ¿Te tiembla el ojo izquierdo? También hablamos del ojo derecho

1. Empatía, empatía, empatía.

Cuando podemos entender situaciones desde perspectivas muy diferentes a las nuestras, y cuando realmente podemos sentir de dónde viene alguien más, a veces su comportamiento puede al menos tener más sentido. También debes saber que comprender no significa tolerar.

2. Reconsidere cómo ve el mal.

A muchos de nosotros nos enseñaron, quizás inconscientemente, que el mal existe y que hay gente buena y gente mala. No es verdad. El concepto de maldad es un remanente de tiempos en los que la gente tenía una comprensión significativamente menor de la psicología y el desarrollo humano. Pero creer en el mal es un patrón de pensamiento primitivo.

Lo que la mayoría de la gente llama maldad es en realidad dolor y enfermedad. La mayoría de las personas que hacen cosas terribles lo hacen porque sufrieron abusos, les lavaron el cerebro o porque no se les ama adecuadamente. Aún más son simplemente enfermos mentales y no pueden evitar sus acciones. Viven en un tormento constante y arremeten contra su dolor. Incluso se ha demostrado científicamente que los psicópatas, culpables de los peores crímenes, poseen estructuras cerebrales físicamente diferentes a las de los no psicópatas.

Estas personas no son sobrenaturalmente malvadas; padecen trastornos graves y terribles que escapan a su control.

3. Establezca límites serios.

Está bien alejarse de situaciones volátiles. Es saludable alejarse del drama para respirar, meditar, crear un espacio tranquilo y encontrar la perspectiva. Deja de hacer planes con los parientes groseros. La compasión es mucho más fácil de cultivar desde la distancia. No se deje atrapar por el caos.

4. Ver a la parte infractora como un niño.

Si podemos ver a alguien que se está comportando mal como un niño herido y frustrado, puede ser mucho más fácil cuidarlo y amarlo. Los niños hacen ataques cuando están cansados, hambrientos o enfermos. Pero tienen sus peores rabietas cuando tienen problemas para comunicar sus necesidades y emociones.

Leer también:  Cómo saber si una imagen está modificada con Photoshop y afecta la autoestima

La mayoría de los adultos tienen ataques por exactamente las mismas razones, y si podemos darnos cuenta de que hay una causa subyacente detrás de sus acciones negativas, podemos entenderlas y quizás ayudarlas a aliviar su frustración.

5. Ocurren circunstancias atenuantes, permítalas.

La historia del niño del tren me ha cambiado la vida. Lo pienso casi todos los días y ha pasado tanto tiempo que no recuerdo dónde lo escuché por primera vez.

Un niño está siendo horrible en un viaje en tren. Un compañero de viaje simplemente está disgustado. El papá del niño no está haciendo nada. El niño está empeorando cada vez más. El pasajero ni siquiera puede creerlo. Luego, el padre del niño se disculpa y dice que la mamá del niño acaba de morir el día anterior. El niño está aterrorizado, afligido, no puede comprender lo que ha sucedido y no puede procesar su pérdida inimaginable. De ahí el comportamiento.

De repente, lo que antes parecía molesto, repugnante y como una mala crianza ahora es desgarrador y completamente comprensible. El pasajero crítico se da cuenta de su error.

El artículo continúa a continuación

Entonces, ¿en qué somos como el pasajero de ese tren cuando vemos a la gente haciendo cosas horribles? En lugar de juzgar y molestarnos, tratemos de imaginar qué más podría estar sucediendo en la vida de los demás. Quizás ese idiota de Starbucks acaba de descubrir que su esposa tiene cáncer de mama. Quizás su hijo tuvo una sobredosis anoche. Nunca se sabe y recuerda que nunca se sabe.

6. Tenga en cuenta el lavado de cerebro y / o las diferencias culturales.

Generalmente juzgamos el comportamiento de otras personas a través de la lente de nuestros propios prejuicios, pero en muchos casos las cosas que las personas hacen que pueden parecernos horribles, incorrectas, ignorantes y malas son comportamientos que están arraigados en las personas de su crianza, que, en un contexto diferente o cultura, son perfectamente normales y aceptables.

Leer también:  Tal vez tu viaje para amarte a ti mismo signifique seguir tu corazón

Lo que puede ser una abominación para nosotros podría ser un acto noble y heroico para otra persona (o al menos perfectamente normal y corriente).

7. Recuerde: usted también tiene defectos.

Si la compasión por otra persona se vuelve difícil, puede ser útil observar nuestras propias fallas. ¿Qué pasa con las veces que nos comportamos con rencor? Nadie es perfecto. Cada uno de nosotros ha metido la pata, cometido errores, perdido la paciencia y actuado como un idiota antes. ¿Cómo queríamos que nos trataran en la misma situación? ¿Qué hicieron otras personas por nosotros que nos ayudó o perjudicó cuando estábamos en un estado volátil?

Sea el útil. Dale algo de holgura a la otra persona.

Victoria Fedden es escritora y autora de ‘Amateur Night at the Bubblegum Kittikat’ y ‘This is Not My Beautiful Life’. Su escritura ha aparecido en Real Simple, Chicken Soup for the Soul, Huffington Post, Redbook, Elephant Journal, Scary Mommy y más. Síguela en Gorjeo.

Este artículo se publicó originalmente en victoriafedden.com. Reproducido con permiso del autor.

.

Deja un comentario