Cómo los colores influyen en el sueño

 

¿Cómo influyen los colores en el descanso? ¿Cuáles la favorecen y cuáles la perjudican? En este artículo hablaremos sobre la influencia del color en el sueño. No te lo pierdas, lector curioso.

 

Última actualización: 10 marzo, 2022

El buen descanso es uno de los retos más complejos del mundo moderno. La sobrecarga de estímulos y el ritmo de vida que estos nos imponen hacen que cada vez más personas se preocupen por dormir adecuadamente, a lo que cientos de investigaciones han respondido con sus resultados. Entre ellos, hoy hablaremos de cómo los colores influyen en el sueño.

Sabemos desde hace años que los colores tienen un efecto directo sobre las emociones, la activación nerviosa e incluso las decisiones. El sueño y el descanso no iban a ser menos: se sabe que los colores de una habitación, y especialmente de sus paredes, inciden en el descanso.

¿Quieres saber qué colores son los mejores para dormir profundamente? Si estás pensando en redecorar para favorecer tu estado de ánimo, aquí encontrarás útiles consejos para ello. No te pierdas nada.

¿Cómo influyen los colores en el sueño y su calidad?

Los tonos ligeramente saturados pueden facilitar el descanso.

De todos los factores a controlar para asegurar un sueño de calidad, los colores de las paredes pueden parecer los más irrelevantes. Sin embargo, ten en cuenta que el tiempo que pasas en tu habitación también está bajo la influencia del color..

A la hora de ir a la cama tendrás un estado de ánimo afectado por los colores que te rodean. Entonces, esos colores que se observan, ya sea consciente o inconscientemente, antes de dormir, tendrán un efecto en nosotros.

Leer también:  Percepción extrasensorial: ¿es posible leer la mente o sentir la presencia de espíritus?

Algunas transmiten calma y otras emoción, por lo que conviene dedicar unos minutos a elegirlas para crear el ambiente ideal. A continuación tienes cada uno de ellos en detalle.

Los mejores colores para dormir bien

Hoteles, albergues, hospitales y otros lugares que han tenido que albergar a personas durante su descanso son muy conscientes de la importancia del medio ambiente a la hora de dormir. En un estudio realizado en 2016 por una marca hotelera se encontraron los siguientes datos:

  • El azul es el color más adecuado y con el que mayor número de horas se duerme: es el color del mar y del cielo, que transmite paz, cobijo e inmensidad.
  • El amarillo favorece el descanso, pero en tonos claros: a pesar de pertenecer a los colores cálidos, el amarillo crea una sensación de equilibrio, armonía y alegría. Eso sí, siempre que se utilicen tonos claros y ligeramente saturados, como los tonos pastel.
  • El verde es otro buen color para dormir.: Directamente relacionado con la frescura y la naturaleza, este color tiene un efecto relajante. Una vez más, se recomiendan tonos claros.
  • blanco para todo: además de ser un color neutro, favorece la concentración y se combina fácilmente con cualquier otra decoración. Se asocia con la paz, la pulcritud y la serenidad.

Es necesario señalar que es recomendable utilizar tonos ligeramente saturados. De lo contrario, cualquier color puede producir un efecto excitante que dificulta el sueño.

Colores que no se recomienda utilizar para favorecer el sueño

Ahora que conoces un poco mejor cómo influyen los colores en el sueño, seguro que te puedes imaginar que hay otros cuya alteración del estado de ánimo no es beneficiosa para un buen descanso. Estos son los ejemplos más comunes:

  • Púrpura o violeta: Al ser el color que estimula la mente y la creatividad, produce una sensación de activación cognitiva incompatible con la tranquilidad necesaria para conciliar el sueño.
  • Marrón: A pesar de ser un color asociado directamente con la naturaleza y la tierra, cuando se usa en una habitación crea una sensación de monotonía e inquietud. Además, es difícil decorar en torno a este color.
  • Gris oscuro: suele asociarse al asfalto, la lluvia o el cemento. Este color produce una sensación de soledad y tristeza nada compatible con un buen descanso.
  • Rojo: Es un color agresivo y llamativo, difícil de evitar a nivel visual. Estimula la mente y empuja a la acción, por lo que interfiere en un buen descanso si es el color que se observa en el periodo previo a dormir.
Leer también:  Colapso mental: un nuevo término para cuando llegamos al límite

No todo lo que importa es el color

Para tener un buen descanso es importante tener también una buena higiene del sueño.

El color de las paredes de la estancia y los elementos que la componen son variables a tener en cuenta, pero no las únicas. Dormir bien (no dormir mucho) requiere otras condiciones, como la cantidad de luz que entra en la habitación, el consumo de sustancias como la cafeína o la actividad física regular.

Entonces, si tiene problemas para obtener un descanso completo y revitalizante, es posible que deba consultar a un profesional médico para un estudio del sueño. Recuerda que muchos aspectos de la salud están ligados a este descanso, así que no dudes en cuidar tu descanso al máximo.

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario