¿Cómo es la relación entre energía y tiempo que puede hacerte más productivo?

Verificación de hechos Se ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación acreditados, instituciones de investigación académica y, en ocasiones, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 5 minutos

¿Cuántas veces te han dicho que para ser productivo debes saber administrar tu tiempo? En realidad, lo primero que debes hacer es saber en qué momento del día te sientes con más energía. Te explicamos los siguientes pasos.

Última actualización: 29 agosto, 2022

¿Alguna vez has tenido la sensación de que te falta tiempo para cumplir con todos tus planes? Muchas veces, por más que organicemos el día, siempre quedan tareas pendientes, obligaciones incumplidas y metas incumplidas. Nos sentimos frustrados y molestos con nosotros mismos. ¿Por qué nos cuesta tanto ser productivos?

Bueno, alguien podría decirte que has puesto tus expectativas demasiado altas. Otros, que tu gestión del tiempo es pésima. Puede que tengan razón, pero lo cierto es que hay otro factor decisivo que puedes estar descuidando por completo. Administrar su energía y no su tiempo puede marcar una gran diferencia cuando se trata de rendimiento.

Jim Loehr, psicólogo, director ejecutivo y cofundador del Human Performance Institute, es el autor del éxito de ventas The Power of Full Engagement (2005). Este trabajo revela que hoy y con nuestro estilo de vida, organizar nuestro tiempo ya no sirve. Hay otra estrategia que debemos conocer.

Nuestra energía no es solo física, también es emocional y, a veces, factores como el estrés y la preocupación la eclipsan por completo.

Leer también:  Cómo prevenir las recaídas de la depresión y manejar la recuperación de manera eficaz

Muchas veces nos fijamos metas sin conocer nuestro nivel de energía y sin saber cuándo nos sentimos mejor.

Gestiona tu energía: ¿cómo hacerlo?

Si hay algo que nos ha demostrado toda la literatura científica sobre productividad es que no depende del número de horas que trabajemos. Es decir, pasar 10 horas al día en un puesto no aporta mayor beneficio a la empresa. En ocasiones, trabajando a medias, el rendimiento es más óptimo.

Esto nos obliga a considerar un aspecto muy simple. Nuestro modelo de consecución de objetivos se centra en el recurso equivocado. No es el tiempo que dedicas a hacer algo lo que te permitirá alcanzar el éxito; es tu energía. Es tu disposición, tu enfoque mental y tu estado de ánimo.

ocupación permanente a menudo es un estorbo, especialmente si estamos cansados ​​y estresados. Así, por ejemplo, la investigación del profesor de economía John Pencavel destaca la relación inversa entre el tiempo y la productividad a partir de cierto punto. Entonces, ¿cuál sería la mejor estrategia?

¿Cuál es tu capacidad de concentración?

Pensemos en alguien que está preparando una oposición. Dado que trabaja a tiempo parcial, afirma que lo más adecuado es estudiar cuatro horas todas las noches. La consecuencia de su plan es que, al cabo de unos días, la carga de agotamiento mental y estrés será inmensa.

Lo primero que debemos aclarar es cuánto dura nuestro nivel de atención y concentración. En promedio, la atención en el cerebro humano es de 45 minutos.. Esa es la máxima energía que podemos aportar de manera sostenida. Pasado ese intervalo de tiempo, siempre se recomienda un descanso -entre 15 y 20 minutos-.

Leer también:  ¿Por qué nos cuesta adquirir hábitos saludables?

¿A qué hora del día eres más productivo?

Sigamos con el ejemplo de nuestro oponente. Como hemos señalado, en su primer intento de planificar el estudio, había reservado unas horas por la tarde. Sin embargo, nuestro protagonista es consciente de que, en su caso, su mente funciona mucho mejor por la mañana que por la noche.

Por lo tanto, dado que su energía es más intensa al comienzo de la mañana, idea una nueva estrategia. Decide levantarse una hora antes de ir a trabajar para concentrarse en estudiar. Sabe que en ese intervalo de tiempo es más productivo. Posteriormente, opta por reducir el estudio nocturno a dos intervalos de 45 minutos con sus respectivos descansos.

Administrar tu energía también requiere saber en qué momento del día te sientes más dispuesto física y mentalmente para trabajar.

Es importante recordar que nuestra energía no es solo física. Cuando se trata de lograr una meta, debemos armonizar nuestra energía mental y emocional. Esto requiere de todo, desde una buena gestión del estrés hasta recargar las pilas con energía positiva.

Rituales de energía positiva para reactivar tu concentración y estado de ánimo

El Dr. Jim Loehr señala en su libro The Power of Full Engagement que nuestro estilo de vida es potencialmente estresante. Llenamos nuestros días con mil tareas, nos agobiamos, caemos en la red del estrés y pronto, nos atrapa el desánimo y la negatividad..

Nuestra energía no es solo física, también es mental y emocional. Esto explica por qué muchas veces, a pesar de no estar físicamente cansados, nos sentimos sin energía ni motivación para concentrarnos en una meta.

Leer también:  5 beneficios psicológicos del spinning

La clave no es gestionar tu tiempo, sino planificar puntos de recarga de energía. Es decir, algo tan simple como descansar, practicar el cuidado personal, pasar tiempo con las personas que amas, te permitirá recuperar fuerzas. Tu estado de ánimo se reequilibrará y te sentirás más fuerte para trabajar en tus objetivos.

Si ya sabes a qué hora del día tienes más energía para trabajar, aprovéchala al máximo reduciendo las distracciones.

Para administrar tu energía, esfuérzate al máximo en los intervalos que trabajas

Gestionar tu energía requiere esfuerzo, tanto en la planificación, como en la ejecución, como en la supervisión. Solo tú sabes en qué momento del día eres más productivo. Una vez que haya establecido sus intervalos de trabajo y tiempos de descanso, respételos. Ser productivo requiere esfuerzo y máximo control de cualquier distracción.

A medida que nos acostumbremos a este modelo de producción, lo controlaremos mucho mejor. El propósito es tener claro que no por estar sentado en un escritorio 8 horas, el rendimiento es mayor. La mente pronto se sobrecarga, nuestras emociones fluctúan, nuestro cuerpo se agota y se estresa. A veces menos es más.

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario