Cómo dejar de preocuparse: estrategias de autoayuda

Aunque preocuparse puede ayudarlo a ver los problemas con mayor claridad y ayudarlo a generar soluciones, se convierte en un problema en sí mismo cuando lo deja constantemente paralizado por un aterrador «¿y si?» preguntas.

Afortunadamente, hay cosas inteligentes que puede hacer para reducir sus niveles de ansiedad, dejar de preocuparse, desarrollar su resiliencia y entrenar su cerebro para ver la vida desde una perspectiva más tranquila.

Primero, eche un vistazo al cuestionario de diagrama de flujo a continuación.

  • Es una muy buena forma de determinar exactamente lo que le preocupa y cómo detenerlo.
  • Es una excelente guía paso a paso para sentirse menos estresado.
  • Puede encontrar un plan de acción ideal.
  • Verá el panorama más amplio de dónde provienen sus preocupaciones y qué puede hacer al respecto.

Por lo tanto, le recomiendo encarecidamente que lea este diagrama de flujo antes de continuar.

Una vez que haya terminado con esta autoevaluación inicial, siga leyendo para conocer los detalles de las 5 técnicas que deberían ayudarlo a dejar de preocuparse.

Ahí vas.

Con suerte, ahora ve sus problemas un poco más claros y comprende que HAY formas de lidiar con el estrés.

El objetivo de este diagrama de flujo es realmente ayudarlo a sentirse menos atrapado en su círculo vicioso de preocupación.

Y para inspirarte a TOMAR ACCIÓN para salir de ella.

Es posible que haya notado que hay algunos ejercicios que se recomendaron en el diagrama de flujo. Aquí hay una lista de ellos con algunos recursos que lo ayudarán a aprovecharlos al máximo.

Cuando intentas obligarte a dejar de preocuparte, la distracción es temporal. Pronto, descubre que su mente vuelve a la fuente de la ansiedad. Es mucho más efectivo posponer las preocupaciones, dándose permiso para entretenerlas, pero solo dentro de un período de tiempo muy específico.

Leer también:  Cómo reconocer y silenciar a tu crítico interior

Por ejemplo, puede permitirse preocuparse durante 20 minutos todos los días a las 5 pm, pero decide que en cualquier otro momento del día debe estar libre de preocupaciones. Si comienza a pensar en algo que le causa estrés o tensión, recuerde que tendrá tiempo para considerarlo más tarde y luego dirija su atención a otra parte.

Escribir las preocupaciones puede ser una buena estrategia aquí, ya que, en primer lugar, es posible que no parezcan tan importantes o abrumadoras una vez que las tenga en papel y, en segundo lugar, sabrá que puede volver a ellas fácilmente durante el período de preocupación designado. ¡Todo este truco ayuda a enseñarte que tienes mucho más control del que pensabas anteriormente!

Paso 2. Considere si el problema se puede resolver

Los estudios demuestran que en realidad te sientes menos ansioso mientras te preocupas (aunque sea temporalmente) porque tienes la sensación de que estás logrando algo. Sin embargo, la resolución de problemas es mucho más eficaz que preocuparse cuando se trata de evaluar y abordar los problemas de la vida. Por lo tanto, intente cambiar a la resolución de problemas tan a menudo como pueda.

Cada vez que te preocupes por algo, hazte inmediatamente algunas preguntas que te ayudarán a ver si hay una solución. Por ejemplo, ¿este problema está vivo o es un «qué pasaría si»? ¿Qué posibilidades hay de que el escenario imaginado se materialice? ¿Puede hacer algo para preparar o controlar la situación preocupante?

Si su problema tiene solución, puede comenzar inmediatamente a pensar en soluciones e incluso comenzar a tomar medidas. Mire las cosas que realmente tiene el poder de cambiar (en lugar de las cosas que escapan a su control) y cree un plan de acción.

Leer también:  9 señales secretas y sorprendentes de que alguien está enamorado de ti

Mientras tanto, si su preocupación no tiene solución, sintonice sus emociones; ¿Qué sentimientos te pueden ayudar a reprimir la preocupación? Mire directamente sus sentimientos, considere su origen, pregúntese por qué estos sentimientos pueden ser especialmente difíciles de aceptar para usted.

Paso 3. Desafíe las suposiciones poco realistas

Cuando te encuentres preocupado de manera poco realista, esfuérzate por desafiar tus suposiciones subyacentes. Por ejemplo, si le preocupa que sea malo en su trabajo, primero pregúntese qué es lo que le da tanto miedo.

A continuación, considere qué evidencia tiene para apoyar la verdad de esta preocupación, y si encuentra que es una distorsión cognitiva, intente reemplazarla con una creencia nueva y más precisa.

Finalmente, considere lo que haría si su preocupación fuera acertada; Con suerte, pronto verá que tiene los recursos para lidiar con la situación, incluso si es poco probable que alguna vez tenga que lidiar con ella.

Paso 4. Acepta la incertidumbre

La dificultad para tolerar la incertidumbre es una parte clave de la lucha de la mayoría de las personas con la preocupación y la ansiedad; Si le preocupa, probablemente odie la idea de la duda y desearía poder predecir todo con absoluta certeza.

Sin embargo, preocuparse no es un remedio eficaz para la incertidumbre; no impide que la vida lance bolas curvas desagradables ni le permite controlar el resultado de cada situación. Cuando pasa sus días imaginando el peor de los casos, todo lo que hace es robarse la felicidad potencial en el momento presente.

Por supuesto, aceptar la incertidumbre es más fácil de decir que de hacer. Sin embargo, las técnicas simples de atención plena pueden ayudarlo a permanecer anclado en el presente, mejorando su capacidad para disfrutar de la vida cotidiana.

Leer también:  7 formas de lidiar con familiares tóxicos que son acosadores

Las actividades meditativas y placenteras como el yoga, escuchar (o tocar) música y crear arte pueden cumplir funciones similares. Su mente puede seguir divagando al principio sobre las mismas viejas preocupaciones, pero tenga fe en que este patrón puede cambiar con el tiempo, el esfuerzo y la constancia.

Paso # 5. Sepa cómo lo afectan los demás

Las investigaciones demuestran que las emociones son contagiosas, se propagan a través de familias, grupos sociales e incluso lugares llenos de extraños. Si hace un seguimiento de cómo los demás influyen en sus preocupaciones, es posible que vea nuevas vías para simplificar y mejorar su vida.

Por ejemplo, puede llevar un diario de cómo las personas y las situaciones están afectando su estado de ánimo, lo que resaltará los patrones de interacción negativa y lo ayudará a reducir dichos casos.

Además, elija con cuidado cuándo desea hablar con alguien sobre sus preocupaciones; ya sea que esté tratando con un ser querido, un colega o incluso su terapeuta, sepa quién lo ayuda a calmarse y puede ver las cosas de manera racional, y quién podría alimentar sus mayores dudas y temores.

Deja un comentario