9 descubrimientos fortuitos en psicología

Verificación de hechos Se ha verificado la precisión del artículo (el contenido incluye enlaces a sitios de medios de comunicación acreditados, instituciones de investigación académica y, en ocasiones, estudios médicos). Todo el contenido de nuestro sitio web ha sido revisado, sin embargo, si cree que nuestro contenido es inexacto, desactualizado o cuestionable, puede Contáctenos para hacer las correcciones necesarias. 6 minutos

Una parte de los descubrimientos en psicología son producto de la serendipia. También de mentes abiertas capaces de encontrar relaciones en esos grandes e inesperados descubrimientos. ¡Descúbrelos a continuación!

 

Última actualización: 20 enero, 2022

Los descubrimientos casuales en psicología no son tan conocidos como los del mundo de la medicina o la química, pero existen. Las llamadas serendipias o aquellos hallazgos que surgen por casualidad son una constante en el mundo de la ciencia y la tecnología. Aunque eso sí, los fenómenos “eureka” no son producto de la magia, sino de la constancia.

Como suele decirse, avances como la penicilina, el pigmento azul de Prusia, el teflón, los rayos X o la aspirina no son meros hitos nacidos de la buena suerte. Son el resultado de mentes abiertas capaces de apreciar todas las posibles soluciones a un problema, aunque parezcan las más improbables.

Las serendipias psicológicas son la fantástica combinación del azar con enfoques mentales flexibles abiertos a la innovación. También curioso. Profundicemos en aquellas teorías o conceptos de esta ciencia que surgieron como resultado de la casualidad.

«El descubrimiento consiste en ver lo que todos han visto y pensar lo que nadie ha pensado».

-Albert Szent-György-

Los descubrimientos fortuitos en psicología que no todos conocen

El término serendipity deriva del inglés serendipity y tiene su origen en el escritor británico Horace Walpole, cuando en 1754 acuñó este concepto a partir de un divertido cuento tradicional persa en el que los protagonistas encontraban solución a todos sus problemas a través de inesperadas coincidencias. Esa historia se llamó Los tres príncipes de Serendip.

Siempre es útil recurrir a una palabra que describa fenómenos que son habituales. Los hallazgos inesperados en el campo de la ciencia son una ocurrencia común a lo largo del tiempo.. De hecho, algunos se preguntan cuántos descubrimientos nos hemos perdido porque los investigadores no pudieron apreciar o tener en cuenta estas variables inesperadas.

Leer también:  7 curiosidades del libro "La interpretación de los sueños" de Freud

Sea como fuere, es hora de rendir un pequeño homenaje a esos descubrimientos fortuitos de la psicología que quizás no todo el mundo conoce. Ellos son los siguientes:

1. El condicionamiento clásico de Pavlov

La teoría del condicionamiento clásico de Ivan Pavlov es una parte esencial de las ciencias del comportamiento. Gracias a esta aportación entendemos las bases del aprendizaje asociativo. Ahora, es interesante saber que este famoso fisiólogo estaba interesado en comprender realmente los procesos de digestión y, en particular, la tendencia de los perros a salivar cuando se les presenta comida.

De repente, sucedió algo que le permitió enunciar su teoría de la respuesta condicionada en psicología. Los perros empezaron a salivar con solo ver entrar a sus ayudantes de laboratorio, trajeran o no la comida…

Esto le facilitó enunciar ese proceso de aprendizaje por el cual un organismo asocia un estímulo condicionado (EC) y un estímulo incondicionado (US), siendo el EC capaz de evocar una respuesta condicionada (CR).

Gran parte de la casualidad en psicología ha ocurrido en el campo de la investigación en neurociencia o fisiología.

2. Psicofármacos y LSD

Este hecho es interesante: los antidepresivos tricíclicos eran una clase de medicamentos que inicialmente se usaban para tratar la tuberculosis, pero con el tiempo se vio su beneficio para mejorar el estado de ánimo. Este fue un avance para abordar el tratamiento de los trastornos depresivos.

También es curioso el caso del químico suizo Albert Hofmann. En la década de 1940, trabajaba para la empresa farmacéutica Sandoz, con el objetivo de estabilizar el ácido lisérgico, un derivado de la ergotamina (componente de un hongo) y que se utilizaba para tratar las migrañas. Como resultado de esta investigación, accidentalmente encontró dietilamida del ácido lisérgico -25 (LSD).

3. La forma en que el cerebro procesa la información visual

David Hubel y Torsten Wiesel recibieron el Premio Nobel en 1981 por un hallazgo casual y fortuito. Estaban tratando de entender cómo funcionan los campos receptivos de las neuronas en la corteza visual.

Leer también:  ¿Por qué nos gustan las historias con finales felices?

Hasta ahora se concebía que esta zona del cerebro visual estaba formada por una estructura de miles de células que trabajaban juntas para reconstruir todo lo que captaban los ojos. Sin embargo, tras varias pruebas, el azar quiso que descubrieran que no era así.: hay células selectivas que se activan solo en función de determinados estímulos…

4. El oído derecho en la escucha dicótica

Dentro de la psicología cognitiva y la neurociencia, la escucha dicótica es un fenómeno importante: facilita los procesos de atención y se erige como un procedimiento de uso común para investigar la atención selectiva en el sistema auditivo. En general, las personas siempre tienen una cierta ventaja al escuchar el oído derecho en comparación con el oído izquierdo.

Dentro de los descubrimientos fortuitos en psicología, este es uno de los más conocidos. Su responsable fue el Dr. Doreen Kimura y la investigación fue publicada en 1964.

5. La orientación depende del hipocampo

Como bien sabemos, el hipocampo forma parte del sistema límbico y es una región esencial en procesos como el aprendizaje, la memoria, la regulación emocional… Y también la orientación especial.

John O’Keefe es un neurocientífico, psicólogo y ganador del Premio Nobel que descubrió que el hipocampo también facilita los procesos de orientación. Este fue un hallazgo casual mientras investigaba los procesos de memoria en animales.

6. El efecto McGurk

A veces, cuando no podemos oír bien a alguien, le miramos la boca. Sin embargo, en este proceso de lectura de labios cometemos pequeños errores.

El efecto McGurk nos dice que cuando alguien pronuncia la sílaba «ga» lo que entendemos es «da» debido a un error en el cerebro al tratar de descifrar el habla a través de la vista.

Este fue otro de esos descubrimientos casuales en psicología en la década de 1970 que los psicólogos cognitivos Harry McGurk y John MacDonald fueron los responsables.

Leer también:  Luciérnagas y humanos: ¿en qué se parecen sus comportamientos?

«A veces haces un hallazgo cuando no lo estás buscando».

-Alexander Fleming-

7. El fenómeno de la ilusión de Thatcher

La ilusión de Thatcher es un efecto óptico muy curioso: ocurre cuando modificamos la imagen de una persona dándole la vuelta. A veces el cerebro realmente no sabe lo que está pasando. Percibe que hay algún tipo de anomalía, pero no puede aclarar exactamente lo que está viendo.

El responsable de este descubrimiento fue el Dr. Peter Thompson, quien publicó una investigación sobre este hallazgo inesperado en 1980. Uno más de esos descubrimientos fortuitos en psicología.

8. Neuronas espejo

Así es, el descubrimiento de las neuronas espejo por parte del neurobiólogo Giacomo Rizzolatti fue producto de la casualidad una vez más. Al analizar la actividad cerebral de un macaco vinculada al acto de agarre, pudo ver que ciertas neuronas en el animal se activaron con solo mirar al experimentador.

El acto de mirar permitió posteriormente al animal imitar y aprender de los humanos, algo que estaba mediado por un tipo de neuronas desconocidas hasta entonces…

9. Ceguera a la repetición

Otro descubrimiento fortuito en psicología tiene que ver con la ceguera a la repetición. Surge cuando el cerebro ya no puede reconocer un elemento visual (imágenes y palabras) al que ha estado expuesto muchas veces. Es como cuando repetimos una palabra muchas veces y al final deja de tener sentido.

Este fenómeno fue un descubrimiento casual que Nancy Kanwisher describió en una investigación en 1987.

Para concluir, este tipo de hechos históricos son una constante en cualquier área del conocimiento, especialmente en aquellas disciplinas científicas y que se desarrollan en el plano experimental y de laboratorio. En el final, la casualidad y lo inesperado, también forman parte de nuestras vidas. Lo importante es saber aprovechar esos eventos aleatorios.

Tú podrías estar interesado…

Gracias por leer ojodesabio.com. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario