7 características introvertidas y rasgos de personalidad en los niños

Por Katharine Stahl

Cada niño nace con sus propios rasgos de personalidad únicos y, como padres, tenemos el mejor trabajo de verlos crecer, desarrollarse y, bueno, decir algunas de las cosas más extrañas y divertidas que se puedan imaginar. Pero diferentes personalidades requieren diferentes tipos de crianza, y si tienes un introvertido en tus manos, navegar por ese camino puede ser un poco más complicado.

En un mundo donde los extrovertidos superan en número a los introvertidos casi tres a uno, puede ser un desafío criar a un niño que no prospera en la interacción social y el compromiso.

A menudo confundimos la timidez con ser verdaderamente introvertidos y pensamos que es nuestro trabajo como padres «arreglar» esa timidez, pero las dos no son lo mismo. Si bien el niño tímido puede necesitar ayuda para salir de su caparazón, el verdadero introvertido no prosperará con ser atraído y, en cambio, luchará más con la presión y la socialización adicionales. Los introvertidos se recargan estando solos, a diferencia de sus compañeros extrovertidos, que obtienen energía al estar cerca de los demás. Tanto los niños tímidos como los introvertidos pueden evitar situaciones sociales, pero el introvertido lo hace por elección, mientras que el niño tímido toma la decisión por miedo.

¿Se pregunta si su hijo es introvertido? En primer lugar, no se alarme. El rasgo viene con algunas fortalezas asombrosas. Sin embargo, también requiere algunas estrategias de crianza específicas. Aquí hay siete cosas que debe buscar si está tratando de determinar si su hijo es introvertido.

1. Evitan el contacto visual y la interacción con los demás, especialmente con gente nueva.

Debido a que conocer gente nueva puede ser agotador para un introvertido, es posible que evite participar en absoluto. Sepa que el comportamiento no proviene de un lugar de mala educación, sino que su hijo introvertido solo está tratando de protegerse de la intimidación y la vergüenza que a menudo sienten cuando se encuentran con extraños o interactúan con personas que no conocen bien.

Leer también:  Lo que le enseñé a mi hijo sobre el sexo (que todos los niños deben saber) | Michele Brookhaus

2. Tienen rabietas o generalmente están molestos después de un día ajetreado.

Un día dedicado a hacer mandados, en una fiesta o en la escuela puede resultar extremadamente agotador para un niño introvertido, y es posible que se comporten mal a causa de ello. Si sabe que va a tener un período prolongado de tiempo que implica mucha interacción social, asegúrese de programar un tiempo tranquilo y a solas para su hijo antes y después.

3. Los encuentra hablando solos o con sus juguetes favoritos más que otros niños.

Los introvertidos tienden a ser más tranquilos que sus compañeros extrovertidos y prefieren procesar el mundo internamente. No se sorprenda si a menudo encuentra a su hijo conversando consigo mismo o con su animal de peluche favorito. Para ellos, es necesario tener tiempo privado para desentrañar sus sentimientos y experiencias.

4. Prefieren jugar solos que con otros niños.

Disfrutar del juego en solitario es un sello distintivo del niño introvertido, que prefiere usar su imaginación y jugar solo que interactuar con otros niños, especialmente en grupos grandes o cuando esos niños no los conocen bien.

5. Se apegan a unos pocos amigos de confianza.

Los introvertidos también necesitan amigos; simplemente prefieren quedarse con unos pocos confidentes cercanos en lugar de reunir una pandilla de amigos. Ayudarlos a formar vínculos profundos con esos amigos en los que confían y con los que disfrutan pasar tiempo es importante como padre.

6. Son reacios a probar cosas nuevas.

Debido a que las nuevas experiencias generalmente implican interactuar con personas y lugares nuevos, los niños introvertidos pueden no estar interesados ​​en decir que sí a cualquier empresa nueva, en lugar de eso prefieren ceñirse a situaciones que conocen y con las que se sienten más cómodos.

Leer también:  7 mentiras descaradas que tu mamá te dijo

7. Tienen problemas para expresar sus emociones.

Los introvertidos están programados para procesar sus emociones internamente, por lo que hablar de ellas con cualquier otra persona, incluso con un padre, puede ser difícil. No insista en el asunto, sino que dé a su hijo tiempo para pensar, procesar y acudir a usted cuando esté listo, sin dejar de hacerle saber que siempre está allí para brindarle el amor y el apoyo que necesite.

Este artículo se publicó originalmente en PopSugar. Reproducido con permiso del autor.

.

Deja un comentario