10 razones por las que tu hija es el mejor regalo que recibirás

Mi hija nació en una cálida noche de junio hace casi catorce años.

Horas después de que ella viniera a este mundo, mi esposo durmió mientras yo sostenía a mi primogénita, mi pequeña, en mis brazos y nos miramos el uno al otro.

Fue nuestra primera vez a solas.

Ella no lloró ni se retorció. Nos limitamos a estudiar en silencio los rostros del otro en la tenue luz del pasillo del hospital, y supe en ese momento que mi vida había cambiado para mejor porque mi hija es el regalo más grande que he recibido.

Aquí hay diez razones por las que mi hija es el mejor regalo que he recibido:

1. Su belleza me deja sin aliento.

No hay una niña más bonita para mí, por dentro o por fuera. Su corazón compasivo, su espíritu aventurero y sus brillantes ojos azules me recuerdan todos los días que todavía hay algo bueno en este mundo.

2. Ella es mi mejor amiga.

Reímos mientras el helado derretido gotea por nuestros brazos. Compartimos los eventos del día mientras se acurruca debajo de sus mantas.

Nos amamos incondicionalmente, nos disculpamos cuando nos equivocamos, confiamos, nos conectamos y nos comunicamos. Atesoramos el tiempo que pasamos juntos.

3. Ella me cuidará cuando sea mayor.

Ella será la que me limpie la compota de manzana de la barbilla cuando mis manos temblorosas estén defectuosas.

Ella será la que me lleve a las citas con el médico y empuje mi silla de ruedas.

Ella será la que me cuide cuando yo ya no pueda cuidar de mí.

Leer también:  Por qué sigues viendo el número 1 en secuencia

Sé que podré depender de ella cuando mi tiempo en la tierra llegue a su fin y no puedo pensar en ninguna otra persona con la que prefiera pasar ese tiempo que en ella.

4. Ella me admira.

Ella todavía es una niña, por lo que cree que colgué la luna. Ella toma mi palabra únicamente porque es mía.

Ella todavía viene en mi defensa cuando el mundo me dice que no soy lo suficientemente bueno, lo suficientemente importante o lo suficientemente inteligente.

Ella cree en mí, y espero que siempre lo haga.

5. Tiene una sonrisa contagiosa.

No importa lo que me depare el día, la sonrisa de mi hija puede hacer que el mundo vuelva a estar bien. Es poderoso, mágico y espiritual.

6. Ella y yo tenemos un vínculo inquebrantable.

Sé que se acercan los años de la adolescencia. Sé que no estaremos de acuerdo y discutiremos, pero el vínculo entre nosotros dos nunca se romperá.

Ella es demasiado importante, preciosa y amada por mí como para permitir que eso suceda.

7. Ella es mía y estoy orgulloso de llamarla así.

A menudo me jacto de mi hija y nunca me disculparé por ello.

Quiero que el mundo sepa que este niño hermoso, amable, compasivo, cariñoso, inteligente y talentoso me pertenece. Ella es mi mayor fuente de orgullo.

8. Ella es lo único que hice bien.

He fallado miserablemente en un millón de cosas, pero ella no está entre ellas.

Historias relacionadas de OjodeSabio:

Una mirada a ella y sé que he hecho algo bien en esta vida.

9. Ella es lo mejor de mí y de su padre.

Todo lo que amo de su padre, lo amo de ella. Mis fortalezas son evidentes en ella.

Leer también:  Signos de aire del zodíaco: rasgos de Géminis, Libra y Acuario y compatibilidad amorosa

Ella es nosotros dos, sin las muchas fallas y defectos que poseemos.

10. Ella es mía para siempre.

Ella es mía. Esta chica es mía. Esta preciosa fuente de alegría es toda mía.

Ella es mi hija, mi luz, mi vida. Ella es mía.

Un hijo es tu hijo hasta que se casa con una esposa, pero tu hija es tu hija por el resto de tu vida.

Susannah B. Lewis es autora, bloguera y podcaster. Sus videos y artículos han aparecido en Reader’s Digest, US Weekly, Yahoo !, Huffington Post, Unilad, The Weather Channel y más. Sigue a Susannah en su página de Facebook Whoa Susannah.

.

Deja un comentario